Blogia
Foro El Salvador

Pedro J. retira su apoyo a ZP

Todos los principales diarios nacionales abren sus ediciones de este jueves con noticias relacionadas a lo que el presidente del Gobierno ha llamado el "proceso de paz" con ETA y su luz verde para que su partido comience a dialogar con los terroristas pese a no dejar las armas. Uno de los más duros en este sentido es el diario El Mundo que asegura que "Zapatero incumple su palabra y autoriza una 'negociación política' con Batasuna" en referencia a una entrevista que concedió el pasado mes de abril y en el que aseguraba que no habría ningún tipo de diálogo con fuerza alguna que esté ilegalizada. Además, el diario de Pedro J. Ramírez señala que "vulnerando la Ley de Partidos, la sentencia del Tribunal Supremo, el Pacto Antiterrorista, la resolución del Congreso de los Diputados y sus compromisos públicos, da luz verde al PSE para que se reúna formalmente con el brazo político de ETA. Por su parte, ABC ha elegido unas declaraciones del líder del Partido Popular como titular principal. Mariano Rajoy señala que "Si el PSE y Batasuna se reúnen, que Zapatero no cuente conmigo: rompo". Asimismo, informa que Felipe González critica el aval que ha dado Zapatero a Patxi López para que hable con Otegi y dice que "la ilegalización funcionó y antes debe renunciar a la violencia". El diario El País informa que "Zapatero avala que las negociación entre partidos sea paralela al diálogo con ETA" mientras agrega que "El PP amenaza con retirar su apoyo al Gobierno si el PSOE habla con Batasuna". Finalmente, La Razón abre su edición con "Zapatero negociará con Batasuna aunque continúe el terrorismo".  En su editorial "Zapatero rompe sus promesas, ETA impone su chantaje", El Mundo recuerda que el presidente del Gobierno "respondió el pasado 17 de abril de forma categórica en la entrevista publicada por EL MUNDO que 'evidentemente' no habría diálogo con ninguna fuerza política ilegalizada. Aseguró que no pagaría 'ningún precio político' en una eventual negociación con la banda. Y precisó sus prioridades: 'Primero, la paz y luego, la política'" y que "ayer dijo lo contrario en el Congreso cuando manifestó que 'el fin de la violencia va a ser una tarea que lleve su tiempo' pero que ello 'no va a impedir que el diálogo político empiece'". Tras señalar todos los puntos que vulnera con esta decisión, el diario opina que "Zapatero se ha cargado de un plumazo todos estos acuerdos. Sus palabras de ayer ponen en evidencia que ha estado haciendo un doble juego, diciendo a unos que no iba a entablar una negociación política con ETA ni con su brazo político y diciendo a otros justamente lo contrario, que es lo que va a hacer". Además, cree que "no hay posibilidad de equívoco ni de interpretación alternativa: lo que el PSE va a hacer es sentarse en una mesa para iniciar una 'negociación política' con un partido ilegalizado, considerado por la Justicia como un mero apéndice de una banda terrorista. Y lo va a hacer sin una previa renuncia expresa a la violencia de esa formación, que sigue actuando como el instrumento de la organización armada". Concluye señalando que "Zapatero ha incumplido su compromiso y ha cruzado las líneas rojas que él mismo se había marcado. Por ello, nuestro periódico suspende 'el apoyo provisional, tasado y vigilante' que concedió al Gobierno en la actual encrucijada. El final de todo esto es muy importante, pero ni siquiera el mejor de los imaginables justificaría la quiebra de la palabra dada, del orden jurídico y de la legalidad democrática. Tres abismos en los que acaba de caer el presidente". Por su parte, El País dice en su editorial "La confusión es mala" que "se trata de un llamativo cambio de posición, ya que hasta ahora los socialistas siempre habían condicionado ese paso a la legalización de dicha formación, lo que a su vez implicaría determinadas actitudes que no se han producido: condena de ETA o desvinculación expresa de la misma en unos estatutos incluidos en la petición de inscripción de un nuevo partido". Agrega que "con independencia de su alcance, parece evidente que el cambio de postura guarda relación con las advertencias lanzadas por portavoces de Batasuna sobre la 'situación crítica del proceso': advertencias cuyo alcance –amenazador o sólo descriptivo– deberán aclarar hoy ante el juez los portavoces de Batasuna. Tales advertencias forman parte a su vez del pulso por intentar conseguir su legalización de hecho sin someterse a la ley de partidos y, sobre todo, una garantía de impunidad respecto a procesamientos de miembros de ese mundo ya en fase de juicio oral o a comportamientos recientes investigados por los tribunales". Finaliza diciendo que "los jueces no pueden dejar de tener en cuenta la situación creada por el alto el fuego a la hora de aplicar la ley (de partidos), pero no hasta el punto de dejarla por inexistente. Esa ley no sólo está vigente, sino que sin ella difícilmente habría habido alto el fuego. Y esa ilegalización fue una medida justa: no puede haber democracia si un partido forma parte de una estructura dirigida por una banda armada que asesina a los candidatos de los demás partidos". ABC critica en "Zapatero 'legaliza' a Batasuna" la decisión del PSE de negociar directamente y dice que "constituye un paso más en el cumplimiento de los peores presagios sobre el rumbo del llamado «proceso de paz», porque rompe de cuajo la condición básica hecha pública por el jefe del Ejecutivo de que no habría negociación sin la previa renuncia etarra a las armas. Traspasadas de largo las líneas rojas fijadas por el PP, la negociación, en las actuales circunstancias, traerá como consecuencia inevitable la ruptura del consenso con el principal partido de la oposición, tal como confirmó ayer a ABC Mariano Rajoy". Además, advierte que "se ufanaba hace meses Arnaldo Otegi de que «vamos ganando». Y es cierto. En este momento preciso del llamado «proceso de paz» ETA va ganando, porque ha conseguido corromper el lenguaje político, hasta el extremo de confundir los conceptos básicos de dignidad y justicia, y porque ha implantado una dinámica en la que cada una de sus amenazas es rápidamente correspondida con una nueva concesión del PSOE y del Gobierno de Rodríguez Zapatero". Critica la decisión por "romper" la condición básica hecha pública por Zapatero "de que no habría negociación sin la previa renuncia etarra a las armas", y que "con estos antecedentes, la anunciada convocatoria del Pacto Antiterrorista carece de contenido y se presenta como un recurso táctico del PSOE para poner al PP en una encrucijada: la de aceptarla y facilitar una imagen de consenso que no existe; la de rechazarla y activar el argumento inmoral de que si el proceso falla es porque el PP no ha querido ayudar". En el editorial "El PSOE ampara a Batasuna" La Razón señala que "Zapatero ha vuelto a burlar a Rajoy y a la opinión pública sobre sus relaciones con ETA. En apenas doce horas, el presidente del Gobierno pasó de recitar vaguedades sobre la cuestión terrorista a dar un salto cualitativo cuyo alcance equivale a una legalización encubierta de Batasuna y a una negociación con la banda etarra aunque siga la violencia". Opina que "se trata, en definitiva, del paso más radical dado por el Gobierno, que pone al borde de la ruptura el pacto con el PP. Una vez más, Zapatero no es un interlocutor del que uno se pueda fiar. A Rajoy ya le faltan dedos en las manos para contar los engaños". Concluye diciendo que "Zapatero se trazó hace ya tiempo el camino a seguir para negociar con ETA, legalizar Batasuna y emular en el País Vasco la experiencia del tripartito catalán. Y no serán los escrúpulos de la oposición, ni las voces de las víctimas, ni los veredictos de los tribunales quienes se interpongan en su camino". EL MUNDO: "Zapatero incumple su palabra y autoriza una 'negociación política' con Batasuna". "Otegi comparece eufórico ante el juez y el fiscal dice que no hay motivos para encarcelarlo". EL PAÍS: "Zapatero avala que la negociación entre partidos sea paralela al diálogo con ETA". "Bush promete castigar a los responsables de la matanza de 24 civiles en Irak". "El fiscal no pedirá hoy cárcel para los dirigentes de Batasuna". "La fuerza narrativa de Paul Auster recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Letras". "La anchoa del Cantábrico entra en riesgo de extinción por la pesca excesiva". "Rescate en la patrullera 'Río Duero': 'No tenían gasolina ni víveres para llegar a Canarias'". ABC: "Rajoy: 'Si el PSE y Batasuna se reúnen, que Zapatero no cuente conmigo: rompo'". "Otegi, en manos del juez Marlaska". "Más de la mitad de los españoles ve 'mal' que no se hablara de ETA en el debate". "Sólo una de cada diez madres trabajadoras puede dejar a su marido al cuidado de los hijos". "Los hoteleros de Cataluña piden que se boicotee el puente aéreo si Iberia deja El Prat". LA RAZÓN: "Zapatero negociará con Batasuna aunque continúe el terrorismo". "Otegi, pendiente de un juez bajo presión". "Los préstamos hipotecarios subirán una media de 62 euros al mes". LA VANGUARDIA: "Pasividad de las administraciones ante el plan de Iberia para El Prat", "Zapatero sugiere que el diálogo político se puede abrir antes de que haya paz" y "Catalunya tiene un policía menos por cada mil habitantes que el resto de España". En su editorial titulado "Legislatura abierta" afirma que "El debate del estado de la nación concluyó con la sensación de que el presidente del Gobierno salió vencedor del choque dialéctico con el jefe de la oposición, sin que ello haya supuesto la hecatombe parlamentaria de Mariano Rajoy. La legislatura sigue abierta. José Luis Rodríguez Zapatero supo planear bien la estrategia del debate. Tras un prolijo balance de sus dos primeros años de Gobierno, contraatacó con eficacia las críticas de la oposición. Una vez más se puso de manifiesto que la presidencia del Gobierno, altísima responsabilidad pública que supone una continua carrera de obstáculos, curte y acera el carácter". EL PERIÓDICO: "Zapatero acelera y respalda hablar ya con Batasuna", "Empieza la pugna por relevar a Iberia en El Prat" y "Maragall recuerda al PSC que él ha ganado todas las elecciones". Su editorial titulado "Realismo en Euskadi" afirma que "El anuncio hecho por el líder del PSE, Patxi López, de que piensa reunirse con Batasuna en cuanto el presidente del Gobierno comunique al Congreso el inicio de contactos con ETA es un paso más en la configuración de un marco de diálogo. Ni es una concesión inadmisible, como sostiene el PP, ni va más allá de aceptar con hechos que, por muy ilegalizada que esté Batasuna, es un elemento determinante para lograr que ETA abandone las armas y la paz quede garantizada. Zapatero coincide básicamente con este análisis, tal como dejó entender ayer al manifestar su disposición a abordar el futuro de Euskadi incluso antes del fin de la violencia". 

Revista de Prensa de Libertad Digital, 1 de junio de 2006

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres