Blogia
Foro El Salvador

"La ilegalización de Batasuna tendrá que resolverse en la mesa a través de un acuerdo global"

"La ilegalización de Batasuna tendrá que resolverse en la mesa a través de un acuerdo global" san sebastián. A primera hora de la tarde, en la cafetería de un hotel cercano a la playa de Ondarreta, Joseba Álvarez espera tomando un café y fumando un cigarrillo. Relajado, hace un resumen de los acontecimientos producidos desde el alto el fuego de ETA y, aunque manifiesta cierta decepción, confiesa que la izquierda abertzale sólo trabaja con un escenario de esperanza. En ningún caso, de fracaso.

Por primera vez, esta semana el Gobierno, por boca del ministro del Interior, ha admitido la "ralentización" que sufre el proceso de paz. Lo que no ha explicado es el motivo. ¿A qué atribuye Batasuna este parón?

Nosotros no vemos ningún resultado tangible que permita decir que el proceso está avanzando. Llevamos años hablando y todo el mundo decía que después de la tregua se lanzaba el proceso. Sin embargo, han transcurrido seis meses y, salvo la comisión de verificación -que no se esperaba nadie- la declaración de Zapatero y la reunión de Arnaldo Otegi y Patxi López, no hay nada más que ruido. De repente, en verano, el PSOE empezó a poner precondiciones que no estaban habladas ni estipuladas, como la necesidad de que Batasuna tiene que estar legalizada para poner en marcha la mesa de partidos. Si el proceso está bloqueado, desde luego no es por la falta de voluntad de la izquierda abertzale ni de otras fuerzas políticas vascas. Nosotros responsabilizamos principalmente al Partido Socialista.

¿Y esa falta de decisión del PSOE no puede deberse a que uno de los agentes implicados en el carril de la desmilitarización trata de inmiscuirse en el carril político? Y, evidentemente, no es el Gobierno.

Yo creo que no. Y esa lectura también se puede formular al revés. El PSOE puede decir: "Yo no avanzo en el carril político, si no tengo garantías en el otro carril". Nosotros no hemos mezclado los dos carriles nunca. En la propuesta de Anoeta, apostamos claramente por sujetos diferentes y agendas diferentes. El que empieza mezclando los dos carriles es el PSOE, diciendo que si Batasuna no es legal no hay mesa de partidos ni movimiento de presos.

¿Por qué cree que el PSOE actúa de esa manera y no entra, definitivamente, a abordar el foro multipartito?

El PSOE apuesta por retrasar lo máximo posible el proceso, administrando de alguna manera los tiempos. Por otro lado, está la presión del PP. Pero el PSOE sabía y sabe que no tiene el acuerdo del PP para llevar adelante el proceso y que no lo tendrá, por lo menos, hasta que se celebren las elecciones generales de 2008. El PSOE sabe que tiene que desarrollar el proceso a pesar de esa presión política y mediática en torno al PP. Tampoco hay que olvidar los problemas que tendrá dentro de su propia casa. Ésos son los problemas que tiene que resolver el propio PSOE.

¿Cree que Zapatero tendrá suficiente valentía para resolver estos problemas?

Zapatero cuenta con recursos y apoyo internacional suficiente como para tener una posición más valiente de cara a abordar la resolución del conflicto vasco. Por su parte, al PSE, al PSN y a los socialistas franceses les corresponde tomar aquí una actitud más audaz.

¿Se puede acabar la paciencia, si el Gobierno no da pronto pasos?

Yo creo que hay que tener mucha paciencia. Todos hemos aprendido de experiencias anteriores; primero, Argel, luego, Lizarra-Garazi. Ahora enfrentamos la tercera oportunidad. Estos procesos son muy delicados. Es necesaria la paciencia, pero también la voluntad política y, sobre todo, praxis política por parte de todos.

¿Cuál es la clave para soltar el nudo y dejar que la mesa de partidos eche a andar?

El pasado 22 de septiembre en el Parlamento Vasco, todas las fuerzas políticas, salvo el PP, apostaban por poner en marcha el espacio de diálogo. Eso lo llevamos oyendo meses y no termina de forjarse. La clave radica en que el PSOE rompa amarras definitivamente con el PP, no porque quiera romper, sino porque no le queda más remedio, para poner en marcha la mesa y desatascar el proceso. Eso constituye la clave para nosotros, desde el área que nos corresponde. El otro carril corresponde a ETA y a los gobiernos.

Sin embargo, ETA hablaba en agosto de "crisis", porque no se dan avances políticos. ¿Eso no es querer tutelar el proceso?

No tengo ni idea de lo que habla ETA en el otro carril. Y la constatación que hace ETA en agosto es la misma que hicimos nosotros en julio, que el proceso está bloqueado. Y ese bloqueo establece unas condiciones peores para avanzar. Todo el mundo exige que la mesa se ponga en marcha desde hace meses, pero no se ve ningún paso.

Precisamente, ¿esa falta de pasos no genera cierta frustración en determinados sectores de la izquierda abertzale que pueden interpretar la situación actual como una rendición?

Más que rendición, yo creo que hay cabreo, al ver que la otra parte no da pasos.

¿Quiere decir que toda la izquierda abertzale apuesta absolutamente por el proceso de paz?

Yo creo que ahí no hay ninguna duda. Otra cosa es que ella sola no puede realizarlo.

Es evidente que la 'kale borroka' no ayuda a avanzar en el proceso de paz. ¿Cómo se explica esta reactivación de la violencia callejera?

La gente está harta.

Pero, como usted mismo dice, es necesaria "mucha paciencia"...

Claro que es necesaria la paciencia. Por eso, todos seguimos apostando, incluso el Gobierno manifiesta que sigue con su apuesta por la paz, a pesar de mantener la dispersión de los presos, a pesar de tener a Iñaki de Juana enchufado y atado a una cama, a pesar de seguir aplicando la doctrina Parot. La izquierda abertzale apuesta por el proceso de paz. Otra cosa es que en la izquierda abertzale, hay sectores que llevan años sufriendo un montón, como por ejemplo, los familiares de los presos, que son quienes más desean que el proceso arranque cuanto antes. Pero sin precipitarse y haciendo las cosas bien. Ya lo dijeron los presos en su comunicado que ellos no son moneda de cambio.

Las reuniones bilaterales entre partidos se mantienen. ¿Ha habido algún avance?

Los contactos se mantienen, pero no se concretan avances. Es cierto que todos tenemos ya más o menos una idea de cuál debería ser la hoja de ruta . Pero el proceso no se puede hacer tirando cada uno de su propia hoja de ruta . Ha llegado el momento de pasar a las reuniones multilaterales y pactar una hoja de ruta compartida sobre metodología, plazos, etc. Para eso, se debe poner en marcha la mesa de partidos y ahí cada uno pesa lo que pesa... Lo que ocurre es que hay una falta de voluntad o un intento de imponer su propio calendario por parte del PSOE.

¿La hoja de ruta que ha presentado Batasuna tiene caducidad?

Si algo marca la caducidad es el ciclo electoral que va a comenzar en enero y que se prolongará hasta 2009. Yo creo que las elecciones no deberían perjudicar al proceso, porque éste está por encima de intereses electorales. Pero para eso, hay que amarrar el proceso antes, de lo contrario, a partir de enero, en plena precampaña,será difícil. Si el Partido Socialista arranca y todos arrancamos, el proceso saldrá adelante, lo cual, no significa que se resuelvan todos los problemas en un día. Significará que el proceso echa a andar.

Hablando de problemas, uno de los escollos principales es la legalización de su formación. ¿Cómo se puede solventar este contratiempo? Nadie quiere mover ficha y todos dan por hecho que Batasuna estará en las próximas elecciones.

El Gobierno no quiere derogar ni modificar la Ley de Partidos, y nos pide que cambiemos de nombre. Pero recuerdo que hay una cláusula de continuidad, por la que se nos ha ilegalizado tras cambiar de nombre cuatro veces. Esa no es la solución. Hay otra solución. La única salida a la ilegalización de la izquierda abertzale es la elaboración de un acuerdo global con una serie de compromisos.

Y el primer compromiso sería la legalización de Batasuna...

El primer compromiso sería poner en marcha el proceso. Una vez arranque el proceso, habrá que buscar un acuerdo global y dentro de ese acuerdo habrá que ir solucionando otros problemas y uno de ellos será el de la ilegalización. Cuanto más en marcha esté el proceso más difícil será actuar en ese sentido. Insisto habrá que buscar un acuerdo, no un acuerdo sobre Batasuna, sino sobre el proceso, porque si no hay proceso, la legalidad de Batasuna no tiene sentido. Nosotros queremos volver a las instituciones, porque Batasuna nunca ha sido una fuerza extraparlamentaria. Queremos realizar nuestra labor política en las mismas condiciones que el resto de fuerzas, ni más ni menos.

Una vez constituida la mesa. ¿Cuál cree que debe ser el papel del lehendakari Ibarretxe?

El papel del lehendakari, como presidente de una institución, es importante. Pero a cada uno corresponde su función. Si se da un acuerdo de marco global, le corresponderá a Ibarretxe trasladarlo a las instituciones. A mi entender, esa debería ser su labor.

c.etxeberri/j.g.lurgain

Diario de Noticias de Navarra, 1 de octubre de 2006

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres