Blogia
Foro El Salvador

Los olvidos de Zapatero: las víctimas sin "memoria" de PSOE y PNV

Los olvidos de Zapatero: las víctimas sin "memoria" de PSOE y PNV

Un político que lee estas páginas –un caballero ajeno a los patéticos profesionales de la vagancia y aspirantes a tales que a veces padecemos y que ahora luchan por su puesto en las listas- me ha hecho notar que "en los periódicos de Madrid durante todos estos meses se ven esquelas de personas que fueron asesinadas hace 70 años". Y es verdad, frente a la que Zapatero llama "memoria histórica" y no deja de ser propaganda de una guerra que su partido ya perdió, se ha producido una discreta recuperación de la "otra" memoria. La memoria de las víctimas de la persecución religiosa, del martirio, del genocidio y del chequismo establecido en defensa de una República que no era democrática.

En Navarra estamos viviendo un insospechado florecimiento de monumentos, actos y homenajes a quienes murieron por ser partidarios del bando del totalitarismo comunista. Es algo llamativo si consideramos que, a la vez, se está borrando de las calles y plazas el recuerdo de los "otros" muertos, que entre otras cosas fueron muchos más entre nosotros. Mal está semejante sectarismo en el partido socialista de Fernando Puras, de Carlos Chivite y de Juan Moscoso –el abuelo de éste, por cierto, creo que no fue un gran partidario del Frente Popular-; peor es que esa memoria falseada, hemipléjica y guerracivilista sea financiada con fondos públicos forales y sea vista con complacencia desde los habituales complejos sumisos y derrotistas.

Frente al rencor, el recuerdo; frente al odio, la verdadera memoria. Hace setenta años había terminado un verano sangriento en el que muchos navarros murieron por sus ideas, y tres de ellos, muy notables, no han merecido aún ni una esquela en un periódico navarro ni una mención en un discurso público. Izquierdas, centros y derechas unidos para no recordar más que a unos. Juzguen ustedes si merecen algo más que el olvido de los enemigos de la reconciliación.

Joaquín Beunza Redín fue diputado por Navarra en la Coalición Católica Fuerista en las Cortes Constituyentes de 1931 junto al conde de Rodezno, Miguel Gortari, Rafael Aizpún y el peneuvista José Antonio Aguirre. Beunza se distinguió en el debate de la Constitución republicana, defendiendo contra la izquierda la igualdad de derechos de la mujer, con argumentos sacados de nuestro Fuero. Este defensor de la igualdad fue asesinado en Guipúzcoa el 4 de septiembre de 1936 por la coalición de nacionalistas vascos y Frente Popular que entonces gobernaba la provincia vecina. Ninguna feminista navarra ha conmemorado aún el crimen. Sin embargo aún se conservan una calle y un pasaje con su nombre en Pamplona: ¿está previsto dedicárselos ahora a Largo Caballero, o tal vez a las amantes de Juan Negrín, tan poco feminista él?

Julio Ruiz de Alda fue uno de los navarros más populares de su tiempo. Militar y aventurero, cruzó el Atlántico Sur junto a Ramón Franco y al también navarro Rada en el "Plus Ultra". Implicado en política, en octubre de 1933 fundó Falange Española. Al empezar la guerra civil de 1936 estaba encarcelado por sus ideas políticas en la Cárcel Modelo de Madrid; preso e inerme, allí fue asesinado el 23 de agosto de 1936 por milicianos del Frente Popular. Hace unos años el estadio que llevaba su nombre en Pamplona fue rebautizado: ¿alguien cree que por eso la democracia está mejor servida?

Víctor Pradera Larumbe, jurista e historiador, era miembro del Tribunal de Garantías, el Tribunal Constitucional de la época, al comenzar la guerra. En la madrugada del 5 de septiembre fue sacado de la cárcel de Ondarreta y llevado al cementerio de Polloe. Su detención estaba firmada por Telesforo Monzón y su condena a muerte por socialistas y nacionalistas. Fue condenado por sus trabajos como historiador, y murió diciendo: "La única pena que tengo, al morir, es no ver a mi España salvada … Muero como Cristo, perdonando". Al día siguiente, en el mismo lugar, fue asesinado su hijo Javier Pradera. Defendió con la palabra y la pluma la unidad de España y la verdad sobre su historia. Un colegio público lleva aún su nombre en Pamplona: ¿se lo dedicarán ahora a Telesforo Monzón, criminal de guerra en 1936 y fundador de Herri Batasuna después?

El Gobierno de España estimula un recuerdo parcial y distorsionado de los hechos. Si desde Navarra nos sometemos a esa decisión no podremos lamentar las consecuencias políticas que necesariamente se derivan de toda injusticia histórica. Valgan por todos estos tres navarros, tan muertos y tan dignos como el que más.

Pascual Tamburri

El Semanal Digital, 8 de octubre de 2006.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres