Blogia
Foro El Salvador

Unos 400 sacerdotes vascos se ofrecen como mediadores para impulsar el proceso de paz

Unos 400 sacerdotes vascos se ofrecen como mediadores para impulsar el proceso de paz * Reconocen el 'carácter político del conflicto'

* Piden que se resuelva por 'vías de diálogo y negociación, sin exclusiones'

BILBAO.- Cerca de 400 sacerdotes vascos de las Diócesis de Baiona (Francia), Bilbao, Pamplona-Tudela, San Sebastián y Vitoria, han suscrito un documento en el que manifiestan su "preocupación" ante las dificultades y obstáculos en que se "encuentra actualmente el proceso de paz" y se muestran "convencidos" de que es posible y necesario impulsarlo con la colaboración y participación de todas las personas. Para ello, se ofrecen como "mediadores para impulsar el proceso de paz".

El texto, que fue presentado este martes en Baiona por el párroco de la Diócesis de esta localidad vasco-francesa, Mikel Epalza, señala el carácter "básicamente político" del conflicto, y dice compartir y solidarizarse con el "deseo ampliamente generalizado y manifestado de que se resuelva por las vías del diálogo y negociación entre todas las partes implicadas, sin exclusiones".

 

Por ello, estos curas vascos piden que, desde las diversas instancias políticas y sociales, se llegue a los acuerdos necesarios para lograr "una paz que no sólo consiste en la ausencia de toda violencia, sino sobre todo en la justicia y respeto de los derechos humanos tanto individuales como colectivos".

 

"Esperamos y urgimos a que sea el pueblo, toda la ciudadanía de nuestros respectivos 'herrialdes', la que democráticamente, desde el respeto a los diversos sentimientos y opciones políticas y culturales, decida con plena libertad lo que desea para nuestro Pueblo a fin de lograr, en un futuro lo más próximo posible, la paz que todos y todas deseamos", afirman.

 

Asimismo, los párrocos, desde su fidelidad al Evangelio, "que anuncia la paz mirando especialmente a quienes más sufren esta larga situación conflictiva y sus consecuencias", se ofrecen como "miembros de la Iglesia -hombres y mujeres, cada uno según su misión y responsabilidad- toda la colaboración y apoyo solidario intensificando nuestra común labor mediadora para impulsar la paz en Euskal Herria".

Gestada hace un mes

 

En declaraciones a Europa Press, el párroco de Astigarraga, Mikel Goenaga, uno de los impulsores de la carta, manifestó que la misiva estaba circulando entre los curas vascos desde hace un mes y que podría haber recabado más apoyos, pero la intención de darla a conocer antes de Semana Santa lo ha impedido. La premura a la hora de hacer público el documento se debe a que, según su impulsores, "en este país la situación cambia de un día a otro y lo que hoy se firma, a los tres días no sirve".

 

Casi la mitad de los párrocos firmantes son guipuzcoanos, aunque el documento parte de una reflexión de sacerdotes alaveses y se creyó necesario que fuera conocida por sus compañeros de todas las Diócesis de Euskadi, Navarra y País Vasco francés. Los obispados de las diócesis han podido tener conocimiento del documento si sus sacerdotes les han informado, pero no han tenido protagonismo en la iniciativa.

 

Goenaga señaló que la intención a la hora de dar a conocer este texto era "dar una aportación que posibilitara y alimentara esa cierta esperanza que veíamos que estaba un poco frustrada, y que fuera un empuje más".

 

Los firmantes del texto representan "una cuarta o quinta parte del total de los curas existentes en las Diócesis de Euskal Herria", lo que, según Goenaga, "es un número significativo en torno a un documento, teniendo en cuenta la premura con la que se ha desarrollado la labor de darlo a conocer".

Labor de la Iglesia

 

Al margen de este documento público, Mikel Goenaga destacó el ofrecimiento "como sacerdotes a posibles campos de actuación que pueda haber para facilitar el proceso de paz". En este sentido, citó aspectos como las víctimas "que es un tema a trabajar en pueblos y en parroquias".

 

Según dijo, "para cuestiones que van a aparecer en este proceso, vemos que la Iglesia tiene mucho que aportar en todo el tema de la reconciliación, de la verdad respecto a la lectura del mapa de sufrimiento que hay en este momento en las realidades de barrios y pueblos, en el tema de la memoria histórica, de la guerra civil para acá y la recuperación de muchas personas dañadas en este proceso".

 

En su opinión, hay "muchas cosas para trabajar, donde la Iglesia puede aportar dentro de su propio capital de mensaje". "Hay mucho que hacer en el contenido hacia una reconciliación que es inevitable dentro del contenido de la paz. Dentro de ésta, está el tema de la verdad, la justicia, la reparación, el reconocimiento mutuo, el respeto". "Es algo que tenemos que aportar entre todos, pero la Iglesia tiene un gran capital que hacer", insistió.

 

3 de abril de 2007

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres