Blogia
Foro El Salvador

EN MAYO DE 2007: El PP vasco podría ser la principal víctima política del alto el fuego

O, traducido en términos de la máxima actualidad: podrían no estar personas como José Antonio Mendive, la última víctima de ETA, que le quemó su negocio en la madrugada del sábado en Barañain (Navarra), y sí podrían estar personas como Pernando Barrena, que en su rueda de prensa horas después no condenó ese crimen y pretendió volverlo contra la "derecha navarra".

El problema que se plantea

Todo parece apuntar a que en un escenario de verificación positiva del "alto el fuego permanente" de ETA, Batasuna podría volver a la ley y presentarse a las elecciones municipales.

Pero entonces el Partido Popular del País Vasco tendrá problemas para confeccionar sus listas de candidatos, especialmente en los municipios más pequeños y con mayor representación de la izquierda abertzale. En efecto, fuentes del PP vasco aseguraron a Servimedia que muchos de los candidatos populares que se presentaron en los comicios de 2003, a los que Batasuna no pudo concurrir por ser un partido ilegalizado, no están dispuestos a repetir el próximo año si el entorno de ETA vuelve a las instituciones.

La formación que lidera María San Gil ya tiene constancia de que un grupo de concejales populares está dispuesto a "tirar la toalla" en el caso de que la izquierda abertzale vuelva a las instituciones. El motivo es que no quieren volver a encontrarse en los plenos municipales con quienes durante años les han estado amenazando.

Las elecciones de 2003 fueron más libres para ellos

Al contrario de lo que cabía esperar, el alto el fuego anunciado por la organización terrorista ETA puede generar más dificultades que facilidades al Partido Popular del País Vasco en la elaboración de las listas electorales, aunque prosiga la ausencia de violencia.

La dirección regional del partido tiene constancia de que concejales de pueblos pequeños están dispuestos a "echarse para atrás" y no repetir como candidatos en los comicios municipales del próximo año. Esta situación se da, sobre todo, en localidades con escasa población donde los vecinos se conocen unos a otros y los concejales del PP dependen de su actividad profesional para subsistir.

La ilegalización de Batasuna en 2003 permitió al Partido Popular incrementar el número de candidatos a las elecciones hasta cifras históricas. Sin embargo, su retorno puede causar un paso atrás en el número de candidaturas aunque el denominado "proceso de paz" marche por buen camino.

María San Gil ya ha puesto manos a la obra

Para evitar la renuncia de los concejales en los próximos comicios, el equipo de María San Gil está volcado en "arropar" a los militantes del PP en todo el País Vasco para evitar que se sientan solos y tengan la tentación de abandonar la política activa con la vuelta de Batasuna a las instituciones.

El presidente nacional del Partido Popular, Mariano Rajoy, y el secretario general, Ángel Acebes, también se han implicado en esta campaña durante los últimos meses con su asistencia a diversos actos organizados en el País Vasco. El objetivo de la dirección nacional es que el partido consiga presentar en las elecciones de 2007 un número de candidaturas superior a las de 2003.

El Semanal Digital, 24 de abril de 2006

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres