Blogia
Foro El Salvador

Movilización masiva por Nafarroa sola y española

Movilización masiva por Nafarroa sola y española Miles y miles de simpatizantes de la derecha española reforzaron ayer la movilización de otros tantos miles de navarros para reivindicar que se mantenga intacto el estatus del herrialde. La bandera española fue el color predominante, muy por encima del rojo, desde horas antes de la marcha masiva. Y Zapatero y Otegi, los más increpados.

Los defensores del estatus impuesto a Nafarroa a la salida del franquismo sacaron a la calle ayer a decenas de miles de personas, en la mayor movilización de este tipo celebrada nunca en Iruñea. La Delegación del Gobierno español en Nafarroa cifró la asistencia en 75.000 personas, mientras que fuentes de la Policía Foral, citadas por la agencia Efe, elevaron esta cantidad a 103.000.

La infraestructura del PP dio un impulso definitivo a la convocatoria que llevaba la firma del Gobierno navarro, como quedó de manifiesto tanto en la exhibición abrumadora de banderas españolas, muy por encima de las navarras pese a que éstas eran regaladas por la organización, así como en la masiva presencia de autobuses.

 

Como ejemplo, en la Avenida de Nafarroa, entre los barrios de Donibane y Ermitagaña, estaban estacionados más de un centenar de autobuses que habían trasladado personas a la manifestación, de los que aproximadamente la mitad eran de pueblos de Erribera y el resto de fuera de Nafarroa.

 

La participación estuvo a tono con la amplia infraestructura preparada por la organización, que incluía retransmisión televisiva en directo, dos helicópteros, varias plataformas elevadas para obtener fotografías y 3.000 vallas, además de una gran presencia policial (Policía española, foral y municipal), agentes no uniformados en cada esquina, 500 colaboradores, 50.000 símbolos de Nafarroa...

 

Además, en los dos extremos del Paseo de Sarasate fueron colocadas sendas pantallas gigantes en las que se iban proyectando imágenes de televisión en tiempo real de la manifestación. Precisamente dos cadenas de televisión retransmitieron en directo la manifestación: Popular Televisión para todo el Estado español a través de su cadena de televisiones locales y autonómicas; Canal 6 Navarra, que emitió para este herrialde; y Telemadrid, también ligada al PP.

 

A todo ello hay que añadir que otras televisiones y emisoras de radio se acreditaron, con sus respetivas unidades móviles, para la cobertura informativa de la marcha. Ante el Gabinete de Prensa del Gobierno de Nafarroa se acreditaron unas 200 personas, incluidos informadores y personal técnico, pertenecientes a unos 50 medios de comunicación. Sanfermines aparte, el acto de ayer contó, sin duda, con el mayor despliegue informativo realizado nunca en la capital navarra.

 

Junto a ello, se instaló un descomunal servicio de megafonía con más de kilómetro y medio de cables, de forma que la música y la declaración final leída por Miguel Sanz se pudo escuchar con nitidez a lo largo de todo el recorrido.

 

El gran escenario final, con el lema «Fueros y libertad. Navarra no es negociable», se ubicó justo delante del Monumento a los Fueros, erigido hace algo más de cien años en defensa de la soberanía navarra y en contra del centralismo español.

 

La implicación de miles de miembros de la derecha española fue saludada en su mensaje final por Miguel Sanz. La mayor ovación le llegó cuando hizo referencia a España, más que a Nafarroa. También se corearon con más fuerza los «Viva España» que los «Viva Navarra».

 

Tras la manifestación, bajo al Monumento a los Fueros, grupos de participantes se hicieron fotos de recuerdo del lugar mientras daban vivas a España, justo junto a la placa en euskara que recuerda el significado del Monumento.

 

La cúpula del PP se sumó a la marcha, aunque la cabeza de la misma se dejó en manos del Gobierno navarro al completo, Rafael Gurrea, Yolanda Barcina y la compañía de Juan Cruz Alli, secretario general de CDN, el único partido que respaldaba la movilización junto a UPN-PP. En segunda fila caminaban Mariano Rajoy, Angel Acebes, Eduardo Zaplana, Jaime Ignacio Del Burgo, Carlos Salvador, María San Gil, Carlos Iturgaiz, Jaime Mayor Oreja, Javier Pomés y Enrique Villar. En respuesta al llamamiento realizado por el propio Sanz, también participaron en la marcha de Iruñea la presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, el alcalde de Gasteiz, Alfonso Alonso, además de los senadores por Nafarroa José Iribas, José Cruz Pérez Lapazarán, Amelia Salanueva y Jesús Laguna.

 

Contra Zapatero y Otegi

 

Un paisaje de banderas rojigualdas fue el telón de fondo del inicio de la manifestación, encabezada por una gran bandera de Nafarroa portada en sentido horizontal por varias personas. Desde el primer momento se impuso el grito de «Zapatero dimisión». El segundo «protagonista» fue el líder de Batasuna, a quien se dirigieron lemas como «Otegi macarra, fuera de Navarra». A la izquierda abertzale se le cantaron también consignas «A por ellos» o «Todos a una contra Batasuna». Y muchos participantes llevaban pegatinas que reclamaban la ilegalización de EHAK, uno de los principales objetivos actuales del PP.

 

La palabra «traición» se dejó ver en múltiples carteles llevados por manifestantes. Se leían consignas como «Zapatero, rojo, traidor, miserable», «PSN traidor», «Puras traidor» o «Navarra no paga a traidores».

 

Pese a la posición reiterada anteayer por los candidatos del PSN, con Fernando Puras a la cabeza, en defensa del actual marco, al candidato a la Presidencia del Gobierno navarro se le increpó con carteles como «Puras, embustero, monaguillo de Zapatero». Precisamente, en la sede del PSN del Paseo de Sarasate se habían colocado ayer dos pancartas con el lema «Navarra, siempre», que es el título de la declaración leída anteayer.

 

En el lado contrario caben situar las incesantes loas a Mariano Rajoy y al PP, muy por encima de las dedicadas a Miguel Sanz y sus compañeros de gobierno. Además de aclamaciones de «presidente», se escucharon gritos espontáneos como «Aupa valientes», «Así, Mariano, con cojones» y «Zapatero jódete, aquí estamos otra vez». Quedó en evidencia que muchos de los participantes ni siquiera conocían a los portadores de la pancarta, y sí mucho más a otros dirigentes del PP como María San Gil y Carlos Iturgaiz, cuya llegada al lugar fue muy ovacionada. Hasta los policías que abrían la marcha se llevaron grandes aplausos.

 

Desde el Gobierno de UPN-CDN se había exhortado a no enturbiar la manifestación con símbolos de corte franquista, y lo cierto es que sólo se vieron unos pocos, muy dispersos entre los miles de enseñas rojigualdas. Muchos participantes en la manifestación se colocaron pegatinas de gran tamaño con el lema «COPE: verdad y libertad», y también llamaban la atención algunos carlistas tradicionalistas con sus características gorras.

 

Signos ultras y carteles

 

El merchandising con la bandera española llegó a todos los terrenos: gorras, bufandas, camisetas... Y sobre todo se hizo visible en miles de carteles con la bandera española y con el lema «Navarra es España».

 

Entre las organizaciones que se sumaban estaba Falange Española, que repartió pegatinas con dos demandas concretas: la aplicación de la cadena perpetua a los presos políticos vascos y la derogación inmediata de la Disposición Transitoria Cuarta.

 

Otras organizaciones ultras se hicieron notar ayer por diferentes localidades navarras. Así, en Gares se lanzaron octavillas de un grupúsculo que proclamaba que «jamás traicionaremos a la tierra que nos vio nacer» y dirigía insultos a Arnaldo Otegi y Juan José Ibarretxe.

 

La manifestación convocada por UPN y CDN dio ocasión además de hacerse notar a conocidas familias de la derecha navarra, como los Baleztena, que colocaron en su casa del Paseo Sarasate una pancarta con el lema «Navarra foral y española».

 

En cuanto a las características de los participantes, llamaba la atención la edad avanzada de la media. Varios miles de ancianos se echaron a la calle con banderas españolas por primera vez desde hace muchos años.

 

La ambientación musical del acto también llamó la atención. Al igual que ocurre en las manifestaciones del PP en Madrid, al menos en tres ocasiones sonó el «Libertad sin ira», que hace tres décadas se utilizó como símbolo de la transición desde el franquismo al nuevo régimen, y con esta misma canción se dio por finalizado el acto, a las 18.35 horas, junto al Monumento a los Fueros. También sonaron jotas de exaltación de Nafarroa.

 

A continuación algunas personas intentaron dirigirse desde el Paseo de Sarasate hacia las calles de Alde Zaharra con enseñas españolas, pero agentes de la Policía española les recomendaron que no lo hicieran. Además del ruido de la cacerolada que vecinos de Iruñea realizaban en esos momentos en protesta por la ostentación españolista, desde las calles de Alde Zaharra llegaban gritos de jóvenes pidiendo que se respete la decisión de Euskal Herria.

 

Aproximadamente una hora después de finalizada la manifestación se produjeron enfrentamientos verbales en la Plaza del Castillo entre participantes en las dos manifestaciones, con carreras policiales incluidas, pero los hechos no pasaron a más.

 

personas

participaron en la marcha según los recuentos de GARA. Según el método habitual de este medio, pasaron por cada punto 800 personas (20 por fila a ritmo de 40 por minuto) durante una hora exacta (partió a las 17.10 y concluyó a las 18.10). Otras 5.000 más o menos pudieron hacer el recorrido fuera del cordón. Se realizó además un cálculo por ocupación espacial, que coincide con este cómputo anterior. Cuando la cabeza llegó al Paseo de Sarasate, la última fila estaba en la Plaza Monasterio de Azuelo, a 1.300 metros de distancia. Teniendo en cuenta que la anchura de la pancarta era de diez metros, eso produce un espacio ocupado de 13.000 metros cuadrados. La media habitual es de cuatro personas por metro cuadrado, lo que daría un total de 52.000, a los que se deben restar los huecos en la parte delantera y entre las pancartas y añadir los 5.000 antes citados.

 

AUTOBUSES

La enorme cantidad de autobuses da fe de la movilización lograda por el PP. Sólo en la Avenida de Navarra había estacionados en fila 104, la mitad procedentes casi todos de la Ribera y la otra mitad de diferentes comunidades.

 

BANDERAS

Pancartas de «Valencia ama a Navarra» o «Extremadura con Navarra por España» acompañaban a otras enseñas de Galicia, Aragón, La Rioja, Castilla... entre un mar de banderas española. No se vio una ikurriña.

 

«Navarra es pieza clave en la futura negociación con ETA"

«Los navarros nos hemos manifestado hoy aquí para decir al Gobierno de España que queremos garantías de que Navarra será siempre una línea infranqueable en el proceso de negociación con ETA-Batasuna. Navarra en estos momentos es la pieza clave en la futura negociación con ETA y puede ser la pieza fundamental del futuro modelo territorial de España». Así lo manifestó Miguel Sanz al término de la manifestación, junto al Monumento a los Fueros, en una declaración leída de diez minutos y en la que no pronunció ni una sola palabra en euskara.

 

El presidente de UPN y del Gobierno de Nafarroa, arropado por los miembros de su Gabinete y dirigentes de CDN, comenzó diciendo que «en la defensa de la identidad de Navarra cabemos todos sin exclusiones», y agradeció tanto la presencia tanto de «ciudadanos navarros, libres e independientes» como de «aquellos amigos que, sin vivir en Navarra, sentís Navarra como propia, porque todos somos miembros de esa gran realidad nacional que es España».

 

Nada más pronunciar estas palabras, fue interrumpido con fuertes gritos de «España, España» y la mayor ovación de todo su discurso.

 

Tras afirmar que «no ha sido una manifestación contra nadie, sino un gran plebiscito ciudadano para expresar y dejar constancia de que Navarra es una realidad política innegociable», Sanz aseguró que Nafarroa «se siente cómoda con el Amejoramiento del Fuero y con la Constitución de 1978».

 

«El respeto a nuestro Fuero y a los derechos de los ciudadanos, desde la pluralidad de sentimientos, culturas e ideologías que conviven entre los navarros, es y será la mayor garantía de estabilidad, progreso y libertad para Navarra. Cualquier cambio en el régimen foral navarro -añadió- sería un éxito para los terroristas».

 

Después de aseverar que Nafarroa «es el objetivo histórico de ETA y del nacionalismo vasco», Sanz pidió «cuidado» con el lenguaje político. «Los procesos negociadores -dijo- permiten ir adaptando el discurso para utilizar el más adecuado en cada momento. Así, Batasuna ha pasado en sus reivindicaciones del todo o nada a ir paso a paso. Un día dice que sin Navarra «nada de nada« y otro propone una autonomía vasco-navarra con procedimientos de aceptación del marco legal».

 

Sanz también se preguntó «qué queremos oír los navarros del presidente Zapatero», y se respondió: «Queremos oír claramente que el PSN no pactará un Gobierno con partidos nacionalistas que no respeten el régimen institucional de nuestra comunidad».

 

Su intervención finalizó con gritos de «Viva la libertad de Navarra» y «Viva Navarra foral y española». I. V.

 

Sanz considera el objetivo «sobrepasado con creces"

La satisfacción de Sanz y Rajoy queda de manifiesto en el gesto del líder de UPN a uno de los participantes en la foto adjunta. Tras la marcha, destacó que en la iniciativa se reunieron «más del doble» de las personas que salieron a la calle en 2001 tras la muerte a manos de ETA del edil José Javier Múgica.

 

Ramón SOLA-Iñaki VIGOR | IRUÑEA

Gara, 18 de marzo de 2007

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres