Blogia
Foro El Salvador

Uxue Barkos se perfila como la única capaz de unir a Nafarroa Bai

La coalición nacionalista formada por Aralar, EA, PNV y Batzarre carece de líderes en la Comunidad Foral, salvo Patxi Zabaleta, que "no se lleva" con Arnaldo Otegi y Joseba Permach.

La elección del candidato para las elecciones de 2007 no está resultando tarea fácil para el nacionalismo vasco en Navarra. Ni Eusko Alkartasuna, ni el Partido Nacionalista Vasco ni Batzarre cuentan con líderes naturales entre sus filas. Tan sólo el abogado Patxi Zabaleta podría representar la imagen que busca la coalición, por su cercanía personal y sus dotes retóricas. Juegan en contra, en cambio, sus malas relaciones con los batasunos Arnaldo Otegi y Joseba Permach, quienes le acusaron en su día de traidor por crear Aralar.

Desechada esta opción, la que cuenta con más fuerza es la de Uxue Barkos: la diputada nacionalista en el Congreso volvería a Pamplona para liderar la coalición. Las cuatro formaciones que componen Nafarroa Bai mantienen reuniones periódicas para alcanzar el acuerdo. La fecha límite: septiembre.

Unos componentes heterogéneos

Es la primera ocasión en la que Nafarroa Bai se presenta como coalición al Parlamento Foral, y lo hace con dos objetivos: lograr convertirse en la segunda fuerza de Navarra y formar gobierno con el PSOE.

La unión la integran los mayores partidos nacionalistas, a excepción de Batasuna. Aralar es el peso fuerte de la coalición; el grupo, que se disgregó de la formación ilegalizada, logró convertirse en la tercera fuerza parlamentaria en Navarra y continúa sin condenar el terrorismo de ETA. Con la presentación conjunta pretenden rentabilizar hasta el último voto (en las últimas elecciones Batzarre no logró representación en la Cámara Foral por apenas unas papeletas). Además, si lograra superar al PSOE en número de parlamentarios, en el hipotético acuerdo de gobierno obtendría como mínimo la alcaldía de Pamplona.

El mayor problema al que se enfrenta Nafarroa Bai no es la creciente fuerza de UPN, sino sus difíciles relaciones con Batasuna. Aunque habitualmente comparten siglas en las asociaciones culturales y vecinales, Aralar y Batzarre pertenecieron en su día a la formación ilegalizada y las heridas no están totalmente cerradas. La integración de Batasuna en Na-Bai resulta por el momento difícil por los resentimientos mutuos.

Sin embargo, si no concurren coaligados, Nafarroa Bai perderá la bolsa de votos que recogieron sus componentes por la ilegalización. El nacionalismo se mantendría así dividido en Navarra. Si Uxue Barkos resulta finalmente elegida como candidata a la presidencia del Gobierno Foral, comenzaría con una tarea nada fácil: lograr la integración de la nueva sigla de Batasuna en Nafarroa Bai.
 El Semanal Digital13 de mayo de 2006
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres