Blogia
Foro El Salvador

Entrevista a José Luis Orella, coordinador del libro “La tregua de ETA”: “El único argumento que tiene ETA para sentarse a negociar es: O usted se sienta o yo sigo matando”

José Luis Orella Martínez, director del departamento de Historia y Pensamiento de la Universidad San Pablo-CEU en Madrid, conversó con Análisis Digital sobre “La tregua de ETA. Mentiras, tópicos, esperanzas y propuestas” (Ediciones Grafite), un libro cuya iniciativa surgió tras la proclamación de la banda terrorista ETA de un “alto el fuego permanente”, el pasado mes de abril.Casi sin descanso, como reconoció el profesor José Luis Orella, con mucho esfuerzo y trabajo, nueve expertos en terrorismo se pusieron manos a la obra para elaborar un estudio en el que quedase vigente la factura de la tregua: “Muchas muertes y una reinterpretación de la historia a medida de un grupo armado, que tiene un apoyo importante en la población pero no determinante en la sociedad”. Así, resumió el objetivo del libro, “que la gente no se hiciese falsas esperanzas”, además de dar a conocer mejor la situación que se está viviendo en este momento en España.

“La tregua de ETA. Mentiras, tópicos, esperanzas y propuestas” es el título completo de la obra que dirige el profesor Orella y cuyos coautores son José Basaburua, Antonio Beristain, José Ignacio Echaniz, Rafael Ibáñez Hernández, Jesús Laínz, Jaime Larrínaga, Manuel Morillo y Fernando José Vaquero Oroquieta. El propio José Luis Orella explicó el porqué del titular.

En relación a las mentiras, hizo referencia a la interpretación de la historia: “La insistencia de un país que es ocupado por otro”. En este sentido, ahondó en que España es una nación fruto en su origen de los propios vascos.

Respecto a los tópicos, sostuvo que se dan por “un mal concepto de nacionalidad”, de hecho, la existencia de diversas lenguas o prototipos raciales no es la causa de que haya distintos pueblos o diferentes naciones sino que España es “una nación plural, una comunidad histórica con una idea común”.

En cuanto a las esperanzas, advirtió de que “no se pueden aceptar los argumentos de un grupo armado por conseguir una situación de paz”, que, además ha conseguido ser interlocutor “poniendo muertos por encima de la mesa”. El profesor José Luis Orella incidió en que no es viable interpretar un discurso político procedente de un sector social que aboga por reconocer una nación no existente. Sin embargo, lamentó que en estos momentos no se sabe ni lo que es una nación, “un concepto sin el cual no es posible ni sentarnos a la mesa”. “El único argumento que tiene ETA para sentarse a negociar es: O usted se sienta o yo sigo matando. En esas condiciones yo no me siento”, apostilló.

Sobre cómo llevar el proceso de negociación, los partidos políticos no coinciden. Según expresó, el PSOE ha encontrado un modelo de Gobierno, “un Estado federal, más bien confederal, en el cual poder reeditar un modelo tripartito en el que el Partido Socialista (grupo dominante) formase coalición de izquierdas con formaciones independentistas”. Sin embargo, el papel del Partido Popular en el proceso no es otro que el “fuera de juego”. El profesor Orella destacó que el principal partido de la oposición “está careciendo de un discurso atractivo y está subrayando un autonomismo muy criticado”.

En toda esta batalla no han faltado las numerosísimas víctimas y es precisamente en este proceso donde deberían ser escuchadas, tenerlas “en primera línea porque son los protagonistas, quienes han muerto por defender sus ideas o por proteger las vidas de los demás”. Otra cuestión a la que se refirió fue al perdón, una actitud que sería consecuencia de una respuesta a un arrepentimiento. “Lo que no se puede es que por unas negociaciones con unos objetivos políticos vuelvan a tener que ser nuevamente las víctimas, testigos abandonados que ya sufrieron. Parece que al final los encapuchados tenemos que ser nosotros. La gente que ha defendido al resto de la sociedad tienen que vivir ocultos por el ambiente de miedo”.

Aún así, consideró que es posible que se alcance la paz en el País Vasco y se mostró optimista ante el futuro que se avecina, aunque defendió que serán aquellos que tienen una visión católica y un compromiso social quienes transformen esa sociedad. “Habrá un relevo generacional”, vaticinó. De ahí, la importancia de grupos y colectivos que comparten este espíritu y que son auténticos grupos de movilización.

El profesor Orella consideró que la influencia de la Iglesia ha sido muy importante en el País Vasco, “es la maestra”. Así, afirmó que se está produciendo un cambio. “La importancia que monseñor Ricardo Blázquez, obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal, tiene actualmente en Vizcaya no es la misma que cuando llegó, porque estaba sólo. Ahora empieza a disponer de un mundo laical católico con una fidelidad a Roma”. Y añadió: “La Iglesia busca respuestas a nivel generacional, habrá que esperar todavía de 15 a 20 años”.

Finalmente, y “poniendo el dedo en la llaga”, puso de manifiesto lo que se propone en la obra, es decir, un intento de entender por qué un grupo terrorista tiene tal apoyo (un 12% de la población vasca) y concluyó: “Su discurso político es muy atractivo”. En esta línea, ahondó en que lo que realmente reivindican los autores es que hay que recuperar el papel pedagógico-informativo de lo que se es España, único mensaje que puede revalidar los principios falsos históricos. “Tenemos un desconocimiento profundo de una historia gloriosa”.
 Análisis Digital, 25 de mayo de 2006
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres