Blogia
Foro El Salvador

El Sí en mi nombre saldrá a la calle

Un grupo de asociaciones sociales prepara para después del verano una manifestación a favor del diálogo entre el Gobierno y ETA. La iniciativa responde a un deseo de que "el espacio de la calle" no sólo "lo ocupe quien no quiere acompañar en el proceso" hacia la paz. Por otra parte, el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, exigió a los políticos "generosidad" y "altura de miras", con motivo del Día de Guipúzcoa.

La convocatoria de la manifestación por el diálogo con ETA no ha llegado aún; la idea se encuentra en fase de desarrollo y madurará completamente en torno al mes de septiembre, según la información publicada ayer por El Diario Vasco y El Correo. No se sabrá hasta después del verano, en consecuencia, si el Gobierno y el PSOE respaldarán oficialmente la iniciativa.

Apoyo pendiente
Los socialistas dudan por dos motivos principales: no quieren que las asociaciones promotoras (pacifistas, feministas, vecinales, de artistas...) aparezcan politizadas y no desean tampoco alimentar una confrontación entre dos frentes. El Gobierno es reticente a tomar partido por los partidarios del diálogo, aunque estén de su lado, frente a los opositores, encabezados por el PP y la AVT.

La calle para todos
Las protestas de los conservadores y de la asociación de Francisco José Alcaraz son las que, en cierta medida, han alentado la manifestación a favor de la estrategia de Rodríguez Zapatero. Los organizadores -que prefieren no identificarse aún- "no entienden que el espacio de la calle sólo lo ocupe quien no quiere acompañar en el proceso de paz al Gobierno".

Rosas Blancas
La convocatoria responde a un deseo de "mucha gente que tiene ganas de dar un paso contundente", cuyo objetivo es "demostrar que hay un movimiento ciudadano que apoya al Gobierno", aseguraban los promotores en ambos periódicos vascos, que citaban a las Rosas Blancas por la Paz como germen de la iniciativa.

El obispo, contra la crispación
A favor del proceso de paz también se mostró el martes Juan María Uriarte, obispo de San Sebastián, en la misa celebrada en la Basílica de San Ignacio de Loyola, en Azpeitia (Guipúzcoa). El prelado reclamó que "ni la crispación, ni la indiscreción, ni la impaciencia, ni el derrotismo, ni el pugilato por el protagonismo, ni las ambiciones electorales impidan lograr la paz".

Uriarte, conciliador
Acompañado de Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, Uriarte abogó por que arraiguen en el País Vasco "la aproximación entre los grupos políticos, la memoria colectiva que sabe sanar las heridas en vez de abrirlas", así como "la lucidez y la humildad para reconocer los males cometidos" y "el espíritu generoso para perdonarlos".

I.P.A.

Elplural.com, 3 de agosto de 2006

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres