Blogia
Foro El Salvador

Arregi advierte de que con los etarras sólo se puede hablar de presos

Arregi advierte de que con los etarras sólo se puede hablar de presos Convendría hacer autocrítica política sobre tres elementos claves del proceso de paz: no ha sido una política de Estado, no se ha tenido en cuenta suficientemente la realidad de lo que es ETA y se han equivocado los temas y los tiempos. Así lo mantiene el ex peneuvista Joseba Arregi, que advierte que con ETA no se puede hablar de política y tampoco con Batasuna mientras exista la banda terrorista.

Joseba Arregi, ex miembro del Partido Nacionalista Vasco (PNV), publicaba ayer en las páginas de opinión de El País el artículo La oportunidad de aprender, donde llama a la autocrítica política para reflexionar sobre los posibles errores que se hayan cometido en relación al proceso de paz y a la gestión del alto el fuego permanente. Arregi es profesor de Sociología en la Universidad del País Vasco y ocupó la consejería de Cultura con el Gobierno peneuvista de José Antonio Ardanza.

 

Tres claves

Señala Arregi que a la hora de hacer autocrítica sobre el proceso de paz hay que mirar a tres elementos claves. Así, en primer lugar, alude a que el proceso “no ha sido una política de Estado, pues faltaba el acuerdo del PP”. En segundo lugar apunta que “no se ha tenido en cuenta suficientemente la realidad de lo que es ETA” y, por último, que “se han equivocado los temas y los tiempos” de la negociación.

 

Política de Estado

Para el ex militante del PNV, “aprender de lo sucedido implica para el PP que su oposición a lo decidido por el Gobierno debía haber sido más prudente (…) pues no se trata de una cuestión partidista”, aunque en cualquier caso reprocha tanto al Gobierno como a los populares que no hayan hecho “esfuerzos serios para buscar el acuerdo en algo tan importante para el Estado y para la ciudadanía”.

 

La realidad de ETA es su “mera supervivencia”

En cuanto a las consideraciones sobre la auténtica realidad de ETA, expone Arregi que la banda terrorista no nace ni “de la derecha”, ni “del nacionalismo español”, sino que es producto “de la incapacidad de aceptar la reforma constitucional y estatutaria (…) y la decisión democrática de los vascos”.

 

En este sentido, la realidad de ETA sería “su mera supervivencia: mediante el terror o mediante la victoria política”.

 

Equivocación de temas y tiempos

El profesor muestra su extrañeza ante la afirmación de que después del atentado de Barajas ahora es más difícil que nunca el acercamiento de presos, ya que considera que en realidad esto es de lo único de lo que el Estado puede hablar con los terroristas. Eso sí, desde la premisa del fin de la banda y entonces “buscar un tratamiento de los presos dentro de la legalidad, pero con generosidad”.

 

Para Arregi, “de lo que no se puede hablar con ETA nunca es de política” y tampoco con Batasuna “mientras exista” la banda terrorista.

 

Nada de Estatuto, sí presos

Así, el articulista concluye señalando que “la cuestión del Estatuto” debe estar fuera del “proceso de desaparición de ETA” y que “la cuestión de los presos debiera haberse planteado con mucha mayor celeridad y claridad, aunque para ello era necesario la colaboración del PP”.

 

Elplural.com, 5 de enero de 2007

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres