Blogia
Foro El Salvador

Marruecos: islamistas “moderados” y terroristas yihadistas salafistas

Marruecos: islamistas “moderados” y terroristas yihadistas salafistas El desmantelamiento por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes, el pasado 20 de febrero, de una célula terrorista bien armada que pretendía atentar contra diversos objetivos, ha permitido además descubrir sus vínculos con dos partidos islamistas legales, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) y el Partido de la Civilización Alternativa (Al Badil Al Hadari), precisamente de esos que los posibilistas de aquí y de allí consideran como la verdadera alternativa política y social en el mundo árabo-musulmán. Otros dos de los detenidos eran el líder de un movimiento islamista que aspira a convertirse en partido y el corresponsal de la cadena “Al Manara”, el órgano audiovisual del Partido de Dios (Hizbollah) libanés en Marruecos. Los dos susodichos partidos habían concurrido a las elecciones del pasado 7 de noviembre siendo el PJD el segundo más votado tal y como recogíamos en nuestro Análisis del pasado 12 de septiembre.[1] Los detenidos de dichos partidos políticos son el líder de Al Badil Al Hadari, Mustafá Moatassim, e Ibad Alah Maeleinin, un saharaui miembro del PJD.[2]

 

Partidos políticos y/o grupos terroristas

 

La operación policial en Marruecos no sólo nos recuerda escenarios similares de partidos políticos legales interconectados con grupos terroristas en España, en Turquía o en Argelia, sino que también debemos evocar a estos países por la ilegalización de los mismos que se ha producido, tan sólo para uno de ellos, en el caso marroquí. De hecho, el Ministro marroquí del Interior, Chakib Benmussa, afirmaba el mismo 20 de febrero que el ya prohibido Al Badil Al Hadari - que curiosamente se había desmarcado formalmente en diversas ocasiones de los grupos radicales - mantenía relaciones con la propia red Al Qaida y tenía como objetivo inmediato el asesinato de ministros y de militares.[3]

 

Otro de los detenidos, Mohamed Merouani, es dirigente del Movimiento para la Comunidad Islámica (Harakat Al Umma), que a partir de ahora verá con toda probabilidad frenados sus intentos de transformarse en partido político legal. Respecto al PJD, probablemente no se ha tomado medida alguna dada la envergadura del partido y sus resultados electorales que le han garantizado una nutrida presencia en el Parlamento pero es evidente que, en adelante, las fuerzas de seguridad tendrán buen cuidado de vigilar las actividades de sus cuadros y de sus militantes a la luz de lo ocurrido con Ibad Alah Maeleinin. Es importante destacar que la operación policial permitía detener a 32 sospechosos de terrorismo yihadista e intervenir un importante arsenal formado por nueve fusiles de asalto, dos metralletas y siete pistolas. La operación policial se produjo además de forma simultánea en las ciudades de Casablanca, en la costa atlántica, y Nador, en la costa mediterránea y próxima a Melilla, mostrando la dispersión de la amenaza terrorista en el territorio nacional marroquí.

 

Un indicador más de la creciente inestabilidad en el Magreb

 

La operación se añade a otras también realizadas en Marruecos y en las que nos hemos detenido anteriormente, se produce en el contexto del incremento de un activismo yihadista en todo el Magreb que, aunque no goza de mucha visibilidad por no expresarse con atentados sangrientos, suicidas o no, salvo para el caso argelino, sí es preocupante porque aunque manifestado en ataques de baja intensidad estos son coherentes con la ideología destructiva y globalizada de los yihadistas salafistas. Además, y siempre en términos de debilidad regional, y aunque las reacciones de algunos gobiernos están demostrando que se está aprendiendo de los errores del pasado, otras acciones o intenciones demuestran aún falta de aprendizaje y podrían conducir a un incremento de la amenaza para todos, tanto en el Magreb como en regiones y países limítrofes como España.

 

El activismo yihadista salafista de escasa visibilidad pero coherente con la doctrina que lo sustenta se ha reflejado últimamente en acciones como el ametrallamiento de la Embajada de Israel en Nuakchott, que provocaba 5 heridos el 1 de febrero, o el secuestro de dos turistas austriacos que recorrían el sur de Túnez en marzo, acciones ambas reivindicadas por Al Qaida en las Tierras del Magreb Islámico (AQMI), la segunda en un vídeo emitido por la cadena “Al Jazira” el 10 de marzo.[4] El primer ataque, reivindicado por AQMI el 4 de febrero en Internet en un comunicado que titulaba simbólicamente “Henos aquí, Gaza”, se añade a atentados anteriores producidos en suelo mauritano - asesinato de cuatro turistas franceses el 24 de diciembre y de cuatro soldados mauritanos el 26 de diciembre -, que llevaban al Rey de Marruecos, Mohamed VI, a aplazar una visita de Estado prevista para mediados de febrero ante la aparición en Internet el 19 de febrero de amenazas contra su vida expresadas por las autodenominadas “Brigadas Zarkaoui para el Magreb Islámico”, siglas desconocidas pero asimilables a AQMI.[5] Es curioso y triste a la vez observar que en la línea de situaciones similares ya producidas antes en el Magreb, algunos círculos oficiales se entretienen en calificar a dicho grupo fantasma, las “Brigadas Zarkaui para el Magreb Islámico”, de invento de los servicios de inteligencia argelinos para torpedear un acercamiento entre Marruecos y Mauritania que podría debilitar a Argelia en relación con escenarios como el del Sáhara Occidental y otros. Una más de las tan manidas teorías conspiratorias que tradicionalmente se arrojan entre sí los Estados magrebíes y que tanto daño han hecho y siguen haciendo a la lucha antiterrorista en la región. Frente a tales miserias de la política la realidad nos demuestra que el Rally Dakar se suspendía en enero de 2008 y esta tradicional prueba deportiva ha perdido ya para siempre sus atractivos escenarios africanos - ya busca itinerarios sudamericanos para su próxima entrega en 2009 -, que fuerzas especiales de los EEUU acudían urgentemente a Mauritania a fines de diciembre y principios de enero para entrenar a las fuerzas de este país en lucha antiterrorista y que los Estados del Sahel, afortunadamente menos afectados que los del Magreb por enfrentamientos y desconfianzas entre sí, aceleraban la aplicación de las medidas de coordinación tomadas el 18 de enero en una cumbre regional saheliana celebrada en Burkina Faso.[6]

 

Respecto a las lecciones aprendidas cabe recordar que Marruecos es uno de los países árabes que en un momento dado retiró a su Embajador acreditado en Qatar para protestar de esta manera ante el Emir de dicho Estado del Golfo por patrocinar la cadena Al Jazira.[7] Ahora, la detención de Hafid Sriti, corresponsal en Marruecos de la cadena “Al Manara”, podría llevar al Reino jerifiano a adoptar el cierre del instrumento audiovisual de Hizbollah, en la misma línea que Francia y otros países ya han hecho debido al contenido terrorista que transmite. Si tal medidas se tomaran ello sería sin duda positivo para frenar, al menos parcialmente, el acceso de propaganda radical a los domicilios de los ciudadanos marroquíes. En las antípodas de esta posible medida estaría la decisión que la página electrónica de la “Fundación Internacional Gadaffi” que dirige Saif Al Islam, hijo del líder libio, anunciaba el 24 de febrero, a saber: la negociación con dirigentes del Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL) de cara a liberar a parte de sus presos.[8] Si esto llegara a producirse, lo cual sería cuando menos sorprendente dado que los yihadistas salafistas no suelen negociar nada con sus enemigos “apóstatas” y así es como califican al régimen de Muammar El Gadaffi, no se haría con ello sino repetir los errores cometidos con la aplicación rápida y generosa en Argelia de la amnistía propiciada por la Carta para la Reconciliación Nacional en los primeros meses de 2006, que ponía en la calle a más de 2.600 terroristas que en su inmensa mayoría seguían abrazando las ideas destructivas que les llevaron a prisión.

 

 

 

 

Carlos Echeverría Jesús (Madrid, 26 de marzo de 1963) es Profesor de Relaciones Internacionales de la UNED y responsable de la Sección Observatorio del Islam de la revista mensual War Heat Internacional. Ha trabajado en diversas organizaciones internacionales (UEO, UE y OTAN) y entre 2003 y 2004 fue Coordinador en España del Proyecto "Undestanding Terrorism" financiado por el Departamento de Defensa de los EEUU a través del Institute for Defense Analysis (IDA). Como Analista del Grupo asume la dirección del área de Terrorismo Yihadista Salafista.

 

 

Notas

 

 

--------------------------------------------------------------------------------

 

[1]ECHEVERRÍA JESÚS, C.: El islamismo en Marruecos tras las elecciones legislativas del 7 de septiembre. Análisis del GEES nº 216, 12 septiembre 2007, en <www.gees.org/autor/251>.

[2]CEMBRERO, Ignacio: “Desmantelada en Marruecos una amplia red terrorista” El País 21 febrero 2008, p. 9.

[3]“Marruecos prohíbe un partido islamista” El Mundo 21 febrero 2008, p. 36.

[4]“Al Qaeda reivindica el secuestro de dos turistas austriacos” El País 11 marzo 2008, p. 10.

[5]MRABET, Alí: “Sospechosa anulación del viaje de Mohamed VI a Mauritania” El Mundo 20 febrero 2008, p. 34.

[6]“Cumbre africana sobre la inestabilidad en la región del Sahel” El Mundo 20 enero 2008, p. 43.

[7]CEMBRERO, I.: “Cerrojazo de los países árabes a televisiones como Al Jazeera” El País 15 febrero 2008, p. 10.

[8]CEMBRERO, I.: “Libia negocia con Al Qaeda liberar a parte de sus presos” El País 26 febrero 2008, p. 10

 

Por Carlos Echeverría Jesús

GEES, Apuntes nº 63   |  13 de Marzo de 2008

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres