Blogia
Foro El Salvador

Otras entrevistas

Escrivá: "Operativamente ETA está acabada desde los años de Aznar"

Escrivá: "Operativamente ETA está acabada desde los años de Aznar"

La periodista Ángeles Escrivá presenta su libro Maldito el país que necesita héroes en Es la mañana... de esRadio.

LD / David Alonso.

Federico Jiménez Losantos entrevistó en Es la mañana... de esRadio a la periodista de El Mundo Ángeles Escrivá, que acaba de publicar el libro Maldito el país que necesita héroes sobre ETA, una historia "decente" de mano de la periodista que ofrece "la mejor información que hay sobre ETA" en estos momentos, en palabras de Jiménez Losantos.

Escrivá explicó que hay que combatir el discurso de que ETA se ha disuelto. "Recuerdo que Odón Elorza se dolía cuando dejó de ser alcalde de San Sebastián" del "relato" que estaba imponiendo el entorno de ETA. "Que ellos acabaran siendo los que han acabado con ETA. ETA está acabada" desde los años primeros años del 2000, con los gobiernos de Aznar, y "no se estaba negociando". "Operativamente están acabados".

Considera la periodista de El Mundo que durante la negociación "se cometieron varios errores" y que se equivocaron al aceptar tan rápidamente aquel proceso. "Tenía que haber quedado claro que diálogo no iba a haber", dijo Escrivá, que criticó los términos en los que hizo la negociación el PSOE de Zapatero. "Un estado que rompe todas su líneas rojas, sentándose con Batasuna en el extranjero... Eso es cruzar las líneas rojas y darles una entidad. Habíamos pactado los demócratas que eso no se podía hacer. Esa política del palo y la zanahoria, la benevolencia con la que se ha tratado a Sortu, dejar que las entidades internacionales entraran, todo fue un error, no había que permitirlo". "Aceptaron el procedimiento del proceso irlandés, pareciendo que el Estado estaba al mismo nivel que los terroristas", critica Escrivá.

La periodista cuenta que el primer capítulo del libro está dedicado a una conversación con Eguiguren, en la que le explicó por qué se había "cambiado la firmeza por la ética de la responsabilidad", en palabras del político vasco. "Se sustituyen los principios por la consecución de los objetivos prácticos", dice Eguigurén. "Pero eso es ceder", le contestó ella. "Siempre se cede", dijo Eguiguren. Para Escrivá, al final ha fracasado la "reeducación" para que quedara claro el discurso de que ha habido buenos y malos.

Ángeles Escrivá tiene un capítulo dedicado a Ortega Lara, al que considera un héroe. "Sabía que iba morir, que no era una moneda de intercambio". Escrivá relata cómo Ortega Lara vivió las últimas horas de su secuestro. "Ortega es un señor con unas convicciones religiosas muy profundas, pensar en quitarse la vida....". Sin embargo, el propio Ortega se lo explicó. "Para mantener mi dignidad, que no me mataran ellos, se me pasó por la cabeza".

La autora quiso hacer una puntualización para los lectores de su libro: "Es extenso, son 620 páginas, pero yo no informo de mi punto de vista, sino que cuento lo que pasó, con documentos". "Intento no hacer juicios de valor, sino informaciones que estén sustentadas", recalcó Escrivá.

Otro de los momentos que aborda la obra es lo ocurrido tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. "En un primer momento, al propio PNV le indigna, pero quien se calla es Arzalluz, que quiere esperarse a que haya escampado".

Escrivá explica que entonces, los nacionalistas, tenían mucho miedo "a que la gente empezara a entender a los partidos constitucionalistas" y por ello "se acercan a ETA para tratar de desactivar la movilización social, que es más complicada que todo eso". En su libro aclara el resto de cosas que influyeron en esto, como los atentados del 11-M. Y es que, como dijo Escrivá "el asunto de la desmovilización social comenzó en el País Vasco pero tiene una evolución final". 

Por otro lado, Ángeles Escrivá desvela una conversación con un "muy alto cargo" del PP en la época de Gobierno de Zapatero, cuando los populares estaban en la oposición. En aquél momento, se empezaba a aplicar la vía Nanclares para que "salieran de forma administrativa los etarras que habían renegado de la banda de alguna manera". Dado que en ese momento había un pacto entre PP y PSOE, Escrivá fue a preguntarle al alto cargo si "estaban al corriente" de lo sucedido. "Lo único que quiero saber es si no lo sabéis, o si lo sabéis y estáis de acuerdo", explicó la periodista. Entonces, el "alto cargo que no es Rajoy, pero que es muy alto, me respondió que ‘sabemos perfectamente lo qu está ocurriendo".

Entonces, la periodista comprendió que la estrategia del PP se sustentaba en que "dais por hecho que ETA está acabada, y la táctica operativa es que si levantamos el brazo se nos puede considerar un Pepito Grillo, y acusársenos de que no queremos acabar con ETA", explicó. "Ese era un precio que el PP no estaban dispuesto a asumir". 

La periodista de El Mundo confesó que no les reprocha esto, pero sí que "que desde 2008, cuando el PSOE decide que va a esquilmar a ETA de forma operativa y dejar que la izquierda abertzale se vaya recomponiendo y tomando el poder de ETA", entonces el PP no dice nada, "y les reprocho que todos esos actos públicos que antes eran ilegales, de repente no lo son". "Les reprocho que, si seguían siendo ilegales, por qué no lo impugnaron", y recuerda que el PP no ha dicho nada sobre la legalización de Bildu. 

Escrivá explicó que al PSOE se le plantea "una controversia, cuando pasa de los principios al tactismo. El planteamiento que te hacen es: O la solución, o un muerto más" explica. La periodista considera que "es muy difícil responder otra cosa [que lo que hizo el PSOE]. Hay que ser muy héroe" . 

Por último, Escrivá contó una anécdota que vivió mientras cubría la información del entorno etarra. "A mí me hizo mucha gracia ir a los actos de Batsuna cuando estaba negociando con el PSOE, que la canción que cantaba Otegui, porque le parecía más de izquierdas que nacionalista era La Internacional". 

http://www.esradio.fm/2012-06-11/escriva-operativamente-eta-esta-acabada-desde-los-anos-de-aznar-1276460960/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Entrevista de AD a Francisco J. Alcaraz: “Es difícil imaginar a Gregorio Ordóñez de chiquitos y pinchos con los representantes de ETA en el Ayuntamiento de San Sebastián”

Entrevista de AD a Francisco J. Alcaraz: “Es difícil imaginar a Gregorio Ordóñez de chiquitos y pinchos con los representantes de ETA en el Ayuntamiento de San Sebastián”

El 11 de diciembre de 1987, la banda terrorista ETA asesinó a su hermano Ángel y a sus sobrinas gemelas Miriam y Esther, que contaban con poco más de 3 años. Nuestro entrevistado tenía 17 años y, desde entonces, ha consagrado su vida a defender la memoria de las víctimas de ETA y a impedir que los verdugos se beneficien de cualquier tipo de acuerdo con el Estado.

El líder histórico de las víctimas del terrorismo, Francisco José Alcaraz, ha hablado en AD sobre los motivos que le ha llevado a levantar otra vez la bandera de la rebelión cívica contra la política antiterrorista del actual Gobierno, una continuación de la hoja de ruta pactada por Zapatero-Rubalcaba y ETA.

La rebelión cívica vuelve a las calles españolas, aunque el PP tiene en su mano detenerla. Bastaría con echar doble cerrojo a la hoja de ruta pactada por los socialistas y ETA y reasumir el pacto por las libertades suscrito por los dos grandes partidos nacionales.

Alcaraz vuelve a pedir Memoria, Dignidad y Justicia para las víctimas del terrorismo de ETA. Lo lleva haciendo desde siempre, gobierne quien gobierne. Es un privilegio departir con un hombre cabal, con un español de bien. De los que ya quedan pocos.

-¿Qué importancia tiene la manifestación prevista para el día 9 de junio?

Es importante porque el nuevo plan de inserción de etarras para acercarlos al País Vasco responde a una cesión más, como parte del proceso de negociación entre ETA y los socialistas. No oponernos a ello sería ser cómplices por omisión de nuestro deber moral. Ese deber moral no sólo es de quienes hemos sufrido el terrorismo de forma directa, también de todos los españoles, porque todos somos víctimas del proyecto político de los terroristas.

-Señor Alcaraz, ¿no cree que con ETA, como con casi todo lo demás, hemos asistido a un monumental engaño por parte de la democracia española y que en esta ocasión ha tenido a las víctimas del terrorismo como destinatarias?

Los destinatarios de este engaño, como ha sido el proceso de negociación entre los socialistas y ETA, iniciado en el año 2000 y culminado en el 2012, no son las víctimas del terrorismo, sino España. La finalidad del proyecto político de ETA es la destrucción de España, y creo un error hablar de las víctimas como los únicos engañados.

-¿Le ha decepcionado el PP en materia antiterrorista?

Publiqué recientemente un artículo con el título “Crónica de una decepción”. En ese artículo expuse con datos irrefutables, que he podido ir acumulando junto a las pruebas de la estrategia que lleva actualmente el Gobierno respecto al proceso con ETA. Dije y mantengo que el PP no ha negociado y creo que no negociará. Quien lleva el proceso con ETA son los socialistas y el PP se limita, que no es menos grave, a cumplir con los acuerdos con el PSOE en materia antiterrorista. En esos acuerdos figura la no reversión de todo el precio político pagado a ETA, como es la presencia de sus brazos políticos, Bildu y Amaiur, así como la estrategia de ir acercando y excarcelando gota a gota a un número importante de terroristas en prisión.

-¿Qué circunstancias han propiciado que usted haya pasado de ser un personaje idolatrado por algunos medios de la derecha a ser literalmente ignorado?

Yo no he cambiado mi postura, sigo pidiendo exactamente lo mismo que pedíamos en las dos legislatura de Zapatero. Ni antes ni ahora aceptamos un proceso de cesiones a ETA. Quienes han cambiado son quienes ahora ignoran, cuando no persiguen, a quienes mantenemos los valores y principios. Obviamente queda en evidencia la falta de imparcialidad y de libertad de muchos de los medios que se les presuponía que estaban al lado de las víctimas.

-¿Por qué esa obstinación casi general en silenciarlo, señor Alcaraz?

Porque hay verdades que entorpecerían la evolución del proceso de negociación. Ya en las reuniones de ETA con el PSOE, las actas recogían cómo la rebelión cívica estaba siendo un obstáculo para el Gobierno. Quien me conoce sabe que, por encima de cualquier interés, siempre defenderé la memoria de mi hermano Ángel y de mis sobrinas Miriam y Esther. Mantener la coherencia y los valores hoy en día tiene un precio.

-¿Qué ocurrió en la tensa reunión que mantuvo su mujer, Mamen Álvarez, con el ministro del Interior?

Sencillamente que tenemos mucha y buena información sobre los pasos que se están dando y de muchas de las cosas que no han salido a la luz. El hecho de que mi esposa rebatiera con argumentos irrefutables al ministro hizo que éste perdiera los nervios. En honor a la verdad, sin embargo, debo decir que el ministro terminó pidiéndole disculpas por expresar en un arrebato lo que algunos dicen en privado

-¿Esperaba usted este trasvase ideológico de los populares vascos con relación a ETA? ¿Qué cree que opinaría Gregorio Ordóñez si estuviera con vida?

Desde que quitaron a María San Gil e iniciaron la campaña de Oyarzábal contra ella y si sumamos lo que ha sucedido con Abascal, Regina Otaola, Nerea Alzola, entre otros y otras, es evidente que se ha producido un cambio nada bueno y que ya han pagado en las urnas con las pérdidas de un gran número de votantes. Es difícil imaginar a Gregorio Ordóñez de chiquitos y pinchos con los representantes de ETA en el Ayuntamiento de San Sebastián.

-¿Qué sensaciones le produce el hecho de que los insultos a las víctimas del terrorismo no provengan de la izquierda, sino de algunos de los más relevantes dirigentes del PP, como es el caso del señor Oyarzábal?

Tristeza y decepción, porque si lo hace es porque sabe que no va a haber represalias. En privado, muchos populares con responsabilidad han criticado y rechazan la actitud de Oyarzabal, pero públicamente no se atreven a rebatirle.

-¿Cómo valora la situación general de España?

Todo el mundo está centrado en la crisis económica, sin profundizar en que el origen de esta crisis que no es otra que la crisis de valores en la que está sumido el pueblo español.

-Por último, ¿podemos visualizar un horizonte de cárceles sin etarras antes del año 2020?

Es lo que pretende ETA: la impunidad. Nuestra obligación moral es evitarlo para honrar así a los que fueron asesinados y que se les haga justicia.

http://www.alertadigital.com/2012/06/03/entrevista-de-ad-a-francisco-jose-alcaraz-es-dificil-imaginar-a-gregorio-ordonez-de-chiquitos-y-pinchos-con-los-representantes-de-eta-en-el-ayuntamiento-de-san-sebastian/

Florencio Domínguez: "El acercamiento de presos será interpretado como un signo de debilidad del Gobierno de Rajoy"

Florencio Domínguez: "El acercamiento de presos será interpretado como un signo de debilidad del Gobierno de Rajoy"

"Es una paradoja pero una ETA débil ha unido y fortalecido a la izquierda abertzale"

Periodista Digital, 30 de abril de 2012 a las 11:37

El atentado de ETA del 30 de diciembre de 2006 contra la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas rompió la tregua que mantenía la banda terrorista desde el mes de marzo.

Para entonces ETA llevaba mes y medio intentando romperla, aunque había fracasado en todas las ocasiones. De no haberlo hecho, el alto el fuego se habría terminado a mediados de noviembre con un atentado contra el Palacio de Justicia de Burgos.

Esta es una de las informaciones inéditas que aparecen en 'La agonía de ETA' (Esfera de los Libros) el libro del periodista Florencio Domínguez donde se analizan las claves de la derrota de la banda terrorista.

Las relaciones de ETA con el IRA, el motín interno protagonizado por Txeroki y otros miembros de la banda, el fracaso de las conversaciones con el Gobierno, las medidas disciplinarias internas, la caza de brujas desatada por la sospecha de la presencia de infiltrados o la crisis que puso al grupo terrorista al borde de la escisión en 2008 son algunos de los episodios analizados que hay que comprender para entender mejor el comunicado del 20 de octubre de 2011 en el que ETA anunciaba el abandono de la violencia.

TRAPICHEANDO DROGA COMO LAS FARC

"ETA en la situación en la que está es una organización muy pequeña. Los policías franceses hablan de que pueden ser medio centenar, 60 miembros de ETA... es una organización muy reducida, no es como el IRA cuando deja las armas, que era una organización mucho más grande, ni es como ETA en sus mejores tiempos. En noviembre de 2002 hacen un inventario, un recuento de personal y en esa fecha ellos establecen, dicen que tenían 517 militantes en libertad y 514 en la cárcel. A estas alturas, hay 600 y pico en la cárcel y 50 ó 60 en libertad. Con lo cual, individualmente pueden hacer cada uno puede hacer cualquier cosa -cualquier cosa es posible- pero como organización o como resto de organización no tiene demasiada entidad para meterse en operaciones de ese tipo."

NOSTALGIA DE GUERRILLA

"En los primeros documentos teóricos de los años 60 se teoriza sobre una guerrilla rural, una guerrilla que va estableciendo zonas liberadas y eso de alguna manera ha estado en el subconsciente de ETA, ha tenido la suerte o la desgracia de operar en un territorio urbano, urbanizado, lleno de fábricas, de autopistas, como es el País Vasco, con lo cual, su terrorismo ha tenido que ser un terrorismo urbano, por eso cuando ha tenido relaciones con las FARC colombianas, a las FARC una de las cosas que les interesaba de ETA era su experiencia en ciudad. Así como las FARC tienen una trayectoria o una historia de operar en la selva, de operar en el monte, tienen menos experiencia en ciudad. Y eso era lo que les interesaba de ETA, cómo funcionaban en la ciudad, cómo escondían sus armas... En los intercambios de experiencias, una de las demandas de las FARC era esa"

DEBILIDAD DE ETA

"Hay diferencias entre los partidos políticos. Está por un lado los partidos políticos no nacionalistas, que en el País Vasco han resistido sus militantes, sus cargos públicos, que han hecho una resistencia ejemplar. Es decir, desde mitad de los años 90, en el año 94 en que ETA toma la decisión de atentar contra los cargos públicos de los no nacionalistas, pretende eliminar la representación política de los constitucionalistas, de los socialistas o del Partido Popular, líderes sociales, de profesores universitarios, de periodistas..."

"Entonces, la resistencia de esta gente, de los concejales, y a lo mejor en Bilbao o en Vitoria pues es fácil resistir la presión, son ciudades grandes, pero en un pueblo de Guipúzcoa, del Gobierno guipuzcoano, los concejales del Partido Socialista, los concejales del Partido Popular han tenido un mérito enorme. Y haber resistido defendiendo sus ideas pese a las amenazas a su propia vida, a sus problemas familiares, a que eso generaba problemas laborales... esa gente tiene un gran mérito y esa resistencia es parte de lo que ha permitido derrotar a ETA porque ha impedido imponer la resistencia de esta gente, ha impedido que ellos pudieran imponer su proyecto político"

LA BATALLA QUE VIENE: LA IMPUNIDAD

"Para ETA ha sido más fácil -para los miembros de ETA- decir que abandonaban las armas e incluso, a lo mejor en un determinado momento, será más fácil destruirlas las armas que tengan, los arsenales que tengan ocultos. A lo mejor eso es mucho más fácil que reconocer que todos los asesinatos, que todos los atentados que han hecho eran ilegítimos."

"En este momento tienen una gran resistencia. Es decir, en los debates que hay entre los presos, entre los miembros de la izquierda abertzale, reconocer que su trayectoria criminal no tenía legitimidad se les pone cuesta arriba. Y esa es una de las batallas que tenemos que librar. Hay un punto de vista en algunos sectores intelectuales del País Vasco que defendían: "Vamos a facilitar una salida a que ETA justifique su historia. Le dejamos que lo justifique y de esa manera abandonan antes las armas".

"Pero si dejamos que justifiquen su historia estaremos dejando que justifiquen que era legítimo matar a las 855 personas, perseguir a los que han perseguido, haber dejado cientos o miles de heridos... Y habría que reconocer que la democracia y la autonomía eran ilegítimas porque desde 1878-79, ésta está luchando contra los marcos autonómicos que aprobaron los vascos"

"Entonces, hay una batalla política y hay una batalla ideológica que se empieza a librar ahora -bueno, se ha empezado antes pero ahora se ha intensificado- porque precisamente cuando ellos han anunciado que dejan las armas, es cuando quieren presentar su final como resultado de un éxito político"

Y APARECE BILDU

"En la vida pública, en la política, a veces pasa, que al resolver un problema se genera otro. Y entonces, al haber neutralizado la actividad terrorista de ETA y haber forzado a ETA a parar, lo que hemos hecho es -el Estado ha- facilitado que los nacionalistas, en este caso los que están a la izquierda del PNV, se unan. La tendencia a la unión de los nacionalistas es antigua, pero había un problema, que era la persistencia de ETA"

"Eso impedía que Eusko Alkartasuna se uniera con Batasuna y que Aralar se uniera con Batasuna, porque Aralar y Eusko Alkartasuna criticaban la actividad terrorista de ETA, y mientras ETA estuviese en activo, ellos no podían sumar sus votos. Al solucionar el problema de ETA hemos creado un efecto secundario que es facilitar una unión nacionalista y al tener esa unión nacionalista han tenido unos resultados excelentes en las urnas. Y esto de los buenos resultados de aquellos que han estado más implicados en el terrorismo tiene también sus antecedentes.

"Es decir, en Irlanda del Norte gobiernan en este momento en coalición el partido más extremista del bando republicano, que es el Sinn Féin -que ha estado implicado en la actividad terrorista del IRA- y el partido más radical del bando unionista, que era el de Revendo AianPaslei . Y los votantes han premiado a los más radicales de los dos bandos. En lugar de premiar a los moderados, a los que más han hecho por la convivencia y los que menos leña han hecho del fuego, resulta que han premiado en Irlanda del Norte a los radicales de los dos bandos"

"Y los otros han sido casi laminados. Yo pienso que puede ser un comportamiento de los votantes de un deseo de "Vamos a asegurar que esto no tenga marcha atrás". Entonces si Batasuna tiene buenos resultados eso impedirá que ETA vuelva a dar marcha atrás y vuelvan los crímenes"

"Pasó también en el año 1998. Con la tregua del 98, la tregua se anunció un mes antes de las elecciones autonómicas de cctubre del 98m Batasuna sacó los que hasta entonces eran sus mejores resultados históricos. Y después, los mejor todavía, en las municipales del 99. Con ETA en tregua el voto a Batasuna se multiplicaba. Posiblemente porque muchos -sobretodo mucho votante nacionalista- pensaba: "Si votamos a Batasuna evitamos que ETA vuelva". Y ese mecanismo del miedo a no querer que vuelva ETA lleva a reforzar a aquellos que más implicados han estado en la historia del terrorismo. Es una paradoja pero tiene esos dos precedentes en el caso vasco -del 98 y 99- y en el caso irlandés ahora"

ACERCAMIENTO DE PRESOS ETARRAS

"Sí, me sorprendió la medida impulsada por Fernández Díaz. La exigencia de perdón tiene una parte legal, está regulada en el artículo 90 del Código penal. Para poder acceder a la libertad condicional, por ejemplo, hay una serie de requisitos y uno de ellos -en los casos de delitos de terrorismo- es arrepentirse y pedir perdón a las víctimas. Es una exigencia legal"

"En la parte de los acercamientos, ahí no hay ningún tipo de exigencia. El Gobierno puede llevar a un preso a la cárcel que le parezca. Es absolutamente discrecional. Puede llevarlo sin ningún requisito. Durante los últimos años, después de la ruptura de la tregua de 2006, con Rubalcaba como ministro, al poner en marcha lo que se llamó 'Vía Nanclares', la política del Ministerio fue acercar a un determinado número de cárceles a presos que iban evolucionando distanciándose de la ortodoxia de ETA"

Pero no a cárceles vascas. Para ir a alguna cárcel vasca -sobre todo a la de Nanclares, que es donde se concentró el mayor foco crítico- había que firmar entre otras cosas la petición de perdón a las víctimas.

"Entonces, ahora, al abrir la puerta a ir a una cárcel vasca sin ese requisito, se ha bajado el listón con respecto a lo que se estaba haciendo. Con respecto a lo que firmaron los que están ahora en la cárcel de Nanclares. Y eso no supone una amnistía encubierta, no van a salir más presos a la calle... no es eso. Pero tiene una carga simbólica, negativa, claro, que tiene que ver precisamente con esa lucha por el relato de la que hablábamos antes. [Una carga simbólica negativa]."

Y sobre todo, para el mundo de ETA tiene un efecto que no se puede apreciar quizás a primera vista pero la lectura que va a hacer el mundo de ese paso. Primero, no va a fomentar más la reinserción. La medida no va a llevar a presos de ETA a apuntarse a la reinserción pero corremos el riesgo de que ETA y sus presos -y Batasuna- interpreten que el Gobierno ha hecho una pequeña cesión. Que como ha habido una serie de medidas de presión, el Gobierno ha tenido que dar un paso atrás.

"Y entonces que si siguen presionando, el Gobierno dará otros pasos más hacia atrás. Ese es el peligro de que el mensaje de firmeza del Gobierno quede afectado por este paso. Que ellos lo interpreten -y ahí ya hago unas declaraciones, por ejemplo de una abogada de Herri Batasuna que decía que esto era una medida que había adoptado el Gobierno para dar respuesta a las presiones internacionales, por ejemplo"

"Vi también unas declaraciones del Grupo de Apoyo a los Presos que también iba en la misma línea. Es decir, que ellos estén haciendo la lectura de que han forzado al Gobierno a dar un paso atrás por la presión. Y que, por tanto, la política que les conviene a ellos es seguir presionando al Gobierno para que haga más renuncias."

Entrevista de Luis Balcarce

http://www.periodistadigital.com/politica/justicia/2012/04/30/florencio-dominguez-eta-farc-agonia-fin-derrota-terrorismo-victimas.shtml

Entrevista a Fernando Savater Escritor. «La hoja de ruta que hay que seguir es la Constitución y las leyes»

Entrevista a Fernando Savater Escritor. «La hoja de ruta que hay que seguir es la Constitución y las leyes»

Ganador del Premio Primavera de Novela con ‘Los invitados de la princesa’ reclama que más que hablar de quienes no se manifiestan contra el terrorismo se recuerde «a los que se han pronunciado»

Fernando Savater ha querido zambullirse en la literatura y el resultado es Los invitados de la princesa, una obra que le ha valido el Premio Primavera de Novela y que estuvo ayer presentando en Bilbao. En él entrelaza relatos de distintos géneros sin olvidar el terrorismo que ha marcado Euskadi y que también está presente en la imaginaria isla de Santa Clara.

Pregunta.– ¿Es Euskadi una isla como la de Santa Clara?

Respuesta.– En cierta medida la influencia de ETA y del terror en una época determinada actuó como un aislante. El resto de España crecía en democracia, en derechos... y aquí seguíamos secuestrados. En la novela he jugado con que los terroristas de la isla se llamaran igual que el volcán porque, lo mismo que el volcán secuestra a la gente porque no les deja tomar el avión, los terroristas no les dejan tomar decisiones políticas.

P.– En Santa Clara se relativiza al grupo terrorista como algo «folclórico». ¿Se está incurriendo en el mismo error en el País Vasco tras el último comunicado de ETA?

R.– Escribí la novela hace tiempo y ETA seguía en actividad y no había mandado el comunicado. Pero hay un mensaje contradictorio. Te dicen que la violencia se ha acabado pero por otro lado te dicen que para que se acabe definitivamente hay que hacer no sé qué con los presos. Esa contradicción entre el «no tengáis miedo» y el «cuidado que todavía...» me parece extraño.

P.– ¿Le parece que es posible una escisión de la banda?

R.– Podría ser, pero entonces que no nos digan que ha terminado definitivamente. Eso es trampa. Aparte de que siempre se ha invocado el paralelismo con Irlanda y el IRA, pero se olvida que el IRA estaba luchando contra otro grupo terrorista contrario. Había que negociar con el IRA porque ellos estaban negociando con otro grupo terrorista que los estaba matando a ellos. Pero da la casualidad de que aquí no ha pasado eso.

P.– ¿Qué le parece la hoja de ruta que presentó el lehendakari?

R.– No sé por qué hay que tener una hoja de ruta. La hoja de ruta es la Constitución, son las leyes. Los que quieren entrar dentro del país que hemos defendido contra ellos son ellos. Nosotros no tenemos que cambiar nada. Eso es consecuencia de que no hay un discurso claro constitucionalista. Ortega decía que España era el problema y Europa la solución. Pues yo digo: Euskadi es el problema y la España plural y democrática es la solución. Eso es lo que no oigo decir a los políticos que deberían decirlo.

P.– UPyD votó en contra de la ponencia de paz en el Parlamento Vasco ¿Cuándo, cómo y de qué habría que hablar con la antigua Batasuna?

R.– La gente que ha renunciado explícitamente a la violencia ya está en los ayuntamientos y mañana, si hacen una declaración suficiente a juicio del Constitucional, estarán en las instituciones y habrá que hablar con ellos como se habla con los demás. Ellos tienen que entrar en el conjunto de los partidos totalmente normales, siempre que renuncien a la anormalidad que les caracteriza, que es la de haber apoyado a la violencia.

P.– ¿Amaiur ha cumplido con esa obligación?

R.– De momento no. Yo al menos no se lo he oído. Ellos hablan del final de la violencia, pero no del final de los violentos o de que los violentos tienen que estar en la cárcel y cumplir sus penas. Y por supuesto, la ‘doctrina Parot’ es puro sentido común: no es lo mismo haber matado a una persona que haber matado a catorce.

P.– ¿En Euskadi han callado mucho tiempo «las voces de los que piensan», como en Santa Clara?

R.– Hombre, es que eso comporta ciertas incomodidades. Por ejemplo, hoy (por ayer) se inaugura el festival de las letras de Bilbao, que lleva bastantes años, y jamás se le ha ocurrido a nadie invitarme.

P.– ¿Qué ha supuesto el silencio de una parte de la cultura vasca?

R.– No ha habido un discurso claro de apoyo a las instituciones democráticas. La gente ha condenado la violencia por un movimiento moral o humanitarista, pero en cuanto el rechazo a la violencia se argumentaba políticamente, todo el mundo retrocedía. Hay que pensar también que la gente que no dimitió se ha tenido que ir: periodistas, gente de la radio, intelectuales... Si has mantenido no sólo un reproche moral, sino un discurso político, inmediatamente te encuentras marginado. Por eso no sólo hay que hablar de los que no se pronunciaron, sino de lo que les ha pasado a los que sí nos hemos pronunciado.

BEATRIZ RUCABADO

El Mundo, 17/04/12

«El lenguaje de la rendición es especialmente inútil»

«El lenguaje de la rendición es especialmente inútil»

Considera que la implicación internacional es imprescindible en Euskal Herria como una «tercera parte» que facilite acuerdos, pero insiste en que un proceso así solo sale adelante si se logra confianza mutua entre las partes y se mira al futuro.

Nacido en 1949 en Merseyside, noroeste de Inglaterra, George Howarth fue elegido parlamentario del Partido Laborista por la circunscripción de Knowsley en 1986 y ha sido reelegido ininterrumpidamente por su comunidad durante los últimos 26 años. Ingeniero de carrera se dedicó a la enseñanza desde 1977 hasta su llegada a la Cámara de los Comunes. Es buen conocedor del sistema cooperativo, dado que se implicó en este sector hasta llegar a ser el director ejecutivo del Centro Cooperativo de Gales.

Tras ejercer como portavoz parlamentario de la oposición en materia de Medioambiente (1989-1994) y también Interior (1994-1997), a su llegada a Downing Street fue elegido por Tony Blair como número tres del Ministerio de Interior y tuvo un rol fundamental en la Oficina para Irlanda del Norte en una época en la que se consolidó el proceso de paz y, muy especialmente, se implementó el Acuerdo de Viernes Santo, piedra angular de toda la arquitectura del proceso. Conocedor de primera mano de las condiciones y las bases que permitieron el cambio de paradigma y de mentalidad que llevó al fin del sangriento conflicto del norte de Irlanda, se ha destacado ahora por su apoyo al proceso de paz vasco y por la dinamización de diferentes iniciativas en el ámbito parlamentario británico.

Interpelado por GARA, el veterano parlamentario laborista se mostró accesible e interesado en responder a nuestras preguntas. En un ejercicio de honestidad no exento de dotes diplomáticas, George Howarth comparte con los lectores de este diario las experiencias que extrajo del proceso irlandés, las similitudes y diferencias que observa con el proceso que vive ahora este país.

En el norte de Irlanda, el cese definitivo de las armas fue fundamental para que el Gobierno diera el paso de entrar en negociaciones directas. En buena lógica, ¿cree que el Gobierno español debería actuar de la misma manera?

El cese de las armas fue una señal importante en Irlanda del Norte, que indicó que el IRA Provisional estaba dispuesto a considerar alternativas a la violencia. Sin embargo, a diferencia de Irlanda del Norte, donde había dos comunidades divididas por la religión y por su actitud frente a la unión del Reino Unido, la situación es diferente aquí. El Gobierno británico no tenía otro interés específico que el de promover la paz. Por el contrario, en el conflicto entre el Gobierno español y los nacionalistas en el País Vasco solo hay dos partes. En consecuencia, la comunidad internacional, en este caso, debe ser vista como una tercera parte que trata de promover un acuerdo pacífico y que funcione.

La promesa de la democracia debe ser que la paz es siempre una opción más atractiva que la violencia. Cada paso en el camino hacia la paz necesita ser visible y atractivo. ¿Las posturas antagónicas en clave de rendición o victoria aportan algo?

El lenguaje de la rendición y la victoria es especialmente inútil y el énfasis debe orientarse claramente hacia la identificación de un suelo común. La acciones individuales en Irlanda del Norte, por ejemplo en el programa de liberación de los presos, tuvieron que ser tratadas con mucho cuidado. Hubo una tendencia en Irlanda del Norte de coreografiar cada movimiento del proceso de manera que significase alcanzar el objetivo para una comunidad, seguida de otro enfoque que para la otra comunidad significara también el logro del mismo objetivo. La paz y la democracia son siempre la respuesta a la violencia.

El papel de la comunidad internacional es fundamental para el beneficio mutuo de todas las partes, en lugar de un tira y afloja destructivo. Desde su experiencia como ministro para Irlanda del Norte en los años de implementación del Acuerdo de Viernes Santo, ¿qué lecciones subrayaría como útiles para Euskal Herria?

La lección más importante que extraigo de la experiencia de Irlanda del Norte y del Acuerdo de Viernes Santo es que, si se le da la oportunidad, la gente prefiere adoptar una posición de confianza mutua en lugar del antagonismo. Sin embargo, la Historia a menudo se interpone en el camino de esa aproximación. Por tanto, es esencial crear un sentido del momento, del impulso, de manera que los involucrados en el proceso de paz tengan que fijar su mirada en el futuro más que en el pasado.

Usted ha dicho que «ETA debe darse cuenta de que la declaración de octubre es solo un hito -aunque importante- y que este es un proceso continuo que requiere de nuevas demostraciones prácticas de compromiso sobre la marcha». Aparte de eso, ¿cuáles son las medidas que deberían adoptar los gobiernos español y francés?

No creo que sea apropiado que subraye o delinee las medidas específicas que deben ser adoptadas por España o Francia, aunque debo decir que el paradigma de la resolución de conflictos es más probable que haga cambiar la forma de pensar de la gente que la forma en que el Estado es visto -como un brazo fuerte- por la gente.

¿Cree que España puede afrontar el debate político en Euskal Herria con la misma naturalidad que Londres ante Escocia?

Un aspecto importante del Acuerdo de Viernes Santo fue la creación de un espacio dentro del cual tanto los unionistas como los nacionalistas podían conservar sus creencias fundamentales, mientras que a la vez participaban en el proceso de paz, en un proceso de delegación de competencias y de devolución del autogobierno, en un presente tan distinto a lo que sus objetivos de largo plazo podrían ser. La cuestión de si Escocia se convierte o no en un Estado independiente es un contencioso dentro del Reino Unido, pero el tono y la dirección de ese debate no es, en mi opinión, un distintivo británico. Y no tengo ninguna duda de que, en las circunstancias apropiadas, un debate de ese tipo podría darse, y probablemente se dará, también en España.

Es conocida su implicación en el APPGCI (The All-Party Parlamentary Group on Conflict Issues) y el hecho de ser el impulsor principal de la Early Day Motion. ¿Qué conclusiones extrajeron? ¿Qué tipo de impacto pueden tener? ¿Y qué tipo de continuidad?

Mi participación en el Early Day Motion y en el Grupo Parlamentario Multipartito para la Resolución de Conflictos deriva de la firme creencia de que las diferencias se resuelven mejor hablando que con la violencia. En su caso, a veces, una tercera parte sin participación directa en el conflicto puede ser muy útil. Yo no diría que esta Early Day Motion o la participación de ese grupo multipartito vayan a tener una importancia clave y fundamental. Lo más importante es que el País Vasco y el Gobierno español se embarquen en un viaje, dentro del cual la confianza mutua y el entendimiento puedan construirse. El apoyo externo suma en el proceso, pero al final el cambio se materializa debido a que en el marco del proceso la percepción de la gente cambia hacia el otro, hacia el de enfrente.

Una Early Day Motion de laboristas y liberales tras un debate también con unionistas

La situación creada en Euskal Herria por el cese definitivo de la lucha armada de ETA ha logrado que 24 diputados se agrupen en esta iniciativa conjunta, con George Howarth como uno de los principales impulsores. De hecho, el texto se registró en la Cámara de los Comunes ya en noviembre, y se hace eco tanto de la decisión de la organización vasca como, y sobre todo, de la Declaración de Aiete.

Optaron por lo que se denomina como Early Day Motion, una especie de declaraciones parlamentarias sobre temas que no están estrictamente en la agenda parlamentaria británica, por lo que se plantean para que sean abordadas «en una fecha próxima» (early day). Se trata de textos escuetos. Esta moción, en concreto, da la bienvenida a la decisión de ETA, saluda la contribución de los seis firmantes de la Declaración de Aiete y alude también al apoyo posterior de Tony Blair, Jimmy Carter y George Mitchell. Dicho esto, el texto «llama a la comunidad internacional a seguir apoyando» un proceso que conduzca a «una paz permanente».

Estas Early Day Motion atañen a temas muy diversos, muchos de ellos del ámbito internacional como en este caso, y tienen diferente grado de respaldo: las hay desde unipersonales, firmadas por un solo parlamentario, hasta otras que reúnen a un centenar, como ha ocurrido con algunas recientes iniciativas sobre las revueltas árabes. Esta referida a Euskal Herria se registró con el respaldo de 24 diputados, entre los que solo se echa en falta a miembros del Partido Conservador de David Cameron, aliado del PP.

La mayor parte de los impulsores se incluyen en el Partido Laborista o en el Liberal Demócrata de Nick Clegg, que comparte gobierno con los tories. También figuran entre los firmantes dos diputados galeses (de Plaid Cymru) y uno escocés (del Scottish National Party). Los parlamentarios representan a diferentes territorios de toda la isla: Londres, Portsmouth, Manchester, Leeds, Liverpool...

Antes de esta Early Day Motion, y antes también de Aiete y de la decisión de ETA, en febrero de 2011 Westminster ya acogió una sesión de trabajo especial sobre la situación que se iba abriendo en Euskal Herria, en la que Brian Currin explicó a los parlamentarios ingleses, escoceses y galeses algunos detalles y se abrió un debate. Hubo también representación plural, pero la más sorprendente fue la de un importante líder de la comunidad unionista del norte de Irlanda. Jeffrey Donaldson tomó la palabra para responder a la intervención, entre crítica y escéptica, de un enviado del Gobierno español. «Nosotros hace quince años pensábamos lo mismo; no queríamos diálogo - le dijo-. Luego nos dimos cuenta de que estábamos muy equivocados».

El acto fue organizado por el intergrupo parlamentario dedicado a la resolución de conflictos y al que se refiere Howarth en la entrevista. Fue creado en 2006 y en estos dos últimos años tiene a Euskal Herria muy presente en su agenda. R.S.

Mikel ZUBIMENDI | DONOSTIA

http://gara.net/paperezkoa/20120401/332071/es/El-lenguaje-rendicion-es-especialmente-inutil

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Inma Castilla de Cortázar, presidenta del Foro de Ermua: "Tendremos a Arnaldo Otegui de Lehendakari, en 2013"

Inma Castilla de Cortázar, presidenta del Foro de Ermua: "Tendremos a Arnaldo Otegui de Lehendakari, en 2013"

 

Por Aurora Ruíz Vique

Siguiendo con el ciclo de entrevistas a miembros de las asociaciones de víctimas, 'Diario El Aguijón' conversa con Inma castilla de Cortázar, presidenta del Foro de Ermua, quien nos da su visión sobre lo ocurrido en el Congreso con el acuerdo de prácticamente todas las fuerzas políticas de no ilegalizar a Bildu y la política antiterrorista del PP del País Vasco que califica de "error monumental".

Pregunta: ¿Cómo se ha visto desde el Foro Ermua que el Congreso en bloque votase en contra de la moción de Rosa Díez para ilegalizar Bildu y Amaiur?

 

Respuesta: Con extraordinaria preocupación, pero sin excesiva sorpresa, se lo confieso. El actual gobierno ha recibido un “paquete bomba” y está cayendo en la trampa de pensar que tiene que “gestionar” el fin de ETA, cuando en absoluto estamos ante la derrota de ETA, sino ante la legitimación de los fines por los que ha matado y extorsionado durante décadas. El Gobierno de Rajoy se limita a decir que ni ha negociado, ni va a negociar con la banda y que aplicará la ley, lo que ocurre es que los que les han precedido han hecho fraudes de ley que habrá que enmendar y han previstas las trampillas para la impunidad “uno a uno”.

 

P: ¿Qué le pareció el texto común que presentaron PSOE, PP y PNV como enmienda a esa moción de ilegalización de UPyD?

 

R: Un disparate, dramático, porque el resultado es que el PP subscribió la política antiterrorista del PSOE ha venido haciendo, en que la única beneficiaría es ETA. La pretensión de UPyD es legítima y responde al sentir de la mayoría de los ciudadanos. El PP en campaña electoral prometió ilegalizar a los brazos políticos de ETA, Bildu y Amaiur, y lo tiene que hacer: es decir, tiene que rectificar y cuanto antes.

 

P: ¿Y la propuesta de Antonio Basagoiti de gestionar el fin de ETA mediante el diálogo con PSE y PNV, sobre todo con este último?

 

R: Una pena, un error monumental y lo lamento porque el PP vasco, después de tantos años de pelea, no se merece un error de estas proporciones. Tampoco se lo merecieron los concejales del PSE en su momento, pero una facción del PSE siempre ha sido proclive a consentir a los nacionalistas en unas pretensiones que sencillamente reman en la dirección de ETA.

 

P: ¿Cree que el gobierno de Mariano Rajoy podría gestionar, a petición del PNV, un "fin" de ETA basado en la negociación?

 

R: Todo apunta en esa dirección, que es la equivocada. El Gobierno va a tener, ya está teniendo, una oposición que va a ocupar las calles con ocasión y sin ella. Pero si no rectifican, pueden tener en la calle a todos, incluidos sus propios votantes.

 

P: Entonces ¿cómo creen que se está desarrollando esa negociación?

 

R: Desgraciadamente, tenemos el Tribunal Constitucional que tenemos, que permitió a Bildu- EA con ETA, para entendernos- presentarse a las elecciones municipales y dejó el camino expedito para que Amaiur- un Bildu con Aralar- accediera al Congreso de los Diputados. El TC tiene dos decisiones claves, próximamente, sobre el recurso de SORTU y el de Parot, que todo hace prever, visto lo visto, que van a ser favorables para ETA. El actual gobierno tiene muchos frentes y ha priorizado el económico y el empleo, sin advertir que la regeneración de las instituciones no se puede posponer. Por eso la determinación en la actuación del Ministerio de Justicia y consiguientemente en la del Fiscal General del Estado debe ser implacable. No se puede tolerar todo. No se puede dar carpetazo a asuntos tan serios como se suceden en la Audiencia Nacional, que no hay manera de que prospere nada contra ETA y su entorno, o como ocurrió en la Sala 17 de la Audiencia Provincial de Madrid, hace unas semanas, de archivar el caso sobre el 11-M instruido por la Juez Coro Cillán, habiendo testimonios relevantes en sede judicial y pruebas. Alguien tendrá que hacer algo…

 

P: ¿Qué opina de la posible retirada de la Doctrina Parot?

 

R: Si el recurso de Parot es favorable a los presos etarras, el gobierno de Rajoy ya tendría la ley en la mano para ir reinsertándoles uno a uno. Y sobre el recurso de Sortu para su legalización lo más probable es que se legalice después de la declaración del “cese definitivo” de la violencia.

 

P: ¿Cree que Otegi podrá concurrir como candidato a las próximas Elecciones Generales Vascas?

 

R: Tendremos a Arnaldo Otegui de Lehendakari, en 2013. Si nadie lo evita es exactamente lo que va a ocurrir.

 

P: ¿Qué se puede hacer al respecto?

 

R: Lo que dependa de nosotros: no callar, aglutinarnos en asociaciones, ayudar,… ¡y no desistir! El gran logro de los penosos gobiernos de Rodriguez Zapatero es que agotaron a muchos intelectuales, académicos, periodistas,… que eran sensatos, pero han terminado convirtiendo el propio desistimiento en una mentalidad. Este proceso va a fracasar porque a ETA nadie la puede contentar.

http://www.diarioelaguijon.com/noticia.asp?ref=600&cadena=inma_castilla&como=2

"Es responsabilidad de los presos dar pasos sin esperar a que otros les digan cuándo tienen que hacerlo"

"Es responsabilidad de los presos dar pasos sin esperar a que otros les digan cuándo tienen que hacerlo"

Los Presos Comprometidos con el Irreversible Proceso de Paz, agrupados en la nueva prisión de Zaballa (Álava), atienden a las cuestiones de actualidad que les hace llegar el DIARIO DE NOTICIAS, entre ellas, los encuentros con víctimas y el denominado Taller de Convivencia

 

Pamplona. "El nuevo tiempo abierto tiene que llegar a las cárceles y a la política penitenciaria". El colectivo de reclusos agrupado primero en torno a la antigua prisión alavesa de Nanclares y ahora en la nueva de Zaballa rechazó la violencia, hace tiempo se desmarcó de ETA y son los protagonistas involuntarios de la denominada vía Nanclares que distintos agentes reclaman para resolver los temas penitenciarios. Tras acoger el anuncio de ETA del 20 de octubre con un "sentimiento agridulce", analizan distintas cuestiones, como la situación del Acuerdo de Gernika, al que todavía no han podido sumarse al estar "vetados" y pese a haberse reunido hace poco con algunos de sus firmantes. Según reconocen, "lo curioso es que gente de EA, Aralar o de la propia Batasuna, que han padecido las consecuencias de esa mentalidad sectaria, ahora se plieguen a ella cuando afecta a otros".

 

¿Cómo vivieron desde la cárcel el día del anuncio del cese definitivo de la violencia armada de ETA?

 

Con un sentimiento agridulce. Por una parte, la satisfacción de que por fin se decida terminar con la lucha armada y por el alivio que esto significa para muchas personas. Pero, por otra parte, con la sensación amarga de que este paso se tenía que haber dado mucho antes, pues la persistencia de ETA solo ha servido para generar más sufrimiento y llenar las cárceles. Nos acordamos de mucha gente que hoy no está y también de dos víctimas con las que unos días antes habíamos tenido un encuentro dentro del taller de convivencia.

 

¿Qué les llevó a plantear poner en marcha un taller así dentro de la cárcel?

 

El compromiso y la responsabilidad que trae consigo el haber militado en una organización que ha sido responsable de una parte importante del sufrimiento y los dramas vividos por muchas familias, nos llevaron a plantear la necesidad de crear un taller de convivencia que sirviera de punto de encuentro con personas de sectores y sensibilidades diferentes. Desde ese diálogo, tratar de aportar algo en la necesaria normalización y, a su vez, tratar de ayudar en la medida de lo posible a suturar las muchas fracturas que han dejado en nuestra sociedad tantos años de violencia.

 

¿Qué temas han tratado en esos talleres?

 

Los relacionados con la recuperación de una convivencia normalizada. Analizando los procesos de memoria, verdad y reconciliación en otros países, las bases éticas para la construcción de la nueva convivencia, la realidad de las víctimas a través de sus propios testimonios, la necesidad de una reflexión crítica del pasado y de la aportación que los presos podemos hacer en este sentido.

 

En este taller han participado, entre otros, víctimas de ETA. ¿Cómo fueron los encuentros?

 

Le damos mucha importancia al hecho de que vinieran y participaran. Nos parece una actitud muy positiva por su parte. Los encuentros fueron intensos y constructivos. Escuchar sus testimonios en una sala, frente a frente, cómo vivieron los atentados, lo que supuso para sus familias y la falta de solidaridad que sintieron por parte de mucha gente te hace poner en cuestión no solo la utilización de la violencia, sino también la mentalidad con la que se ha vivido y hemos vivido todo esto.

 

¿Qué les hicieron llegar?

 

Además del duro testimonio personal, nos transmitieron sus preocupaciones y dudas sobre que se quiera pasar página, como si en estos años no hubiera pasado nada, y lo entendemos, ya que ha sido mucho el dolor y sufrimiento padecido por mucha gente. Un dolor que no puede caer en el olvido y que necesita, en este nuevo tiempo abierto con el fin de ETA, ir acompañado del reconocimiento del conjunto de la sociedad vasca para con todas las víctimas de tantos años de violencia.

 

¿Qué conclusiones sacan de los encuentros con las personas que han participado en el taller?

 

La primera es que el contacto directo ayuda a afrontar de manera positiva estos temas cuando se tiene voluntad para ello. La segunda, que el fin de la violencia tiene que traer consigo, entre otras cosas, un cambio de mentalidad y actitudes. Y la tercera, que está siendo una experiencia muy positiva y constructiva. Pensamos que llevando este tipo de encuentros a otros ámbitos de la sociedad, a los pueblos, a la universidad, etc., se podrían dar pasos concretos en la recuperación de la convivencia. Pasos que van más allá de las declaraciones o escritos.

 

Además de en este taller, han participado en encuentros cara a cara con algunas víctimas. ¿Cómo ha sido?

 

Al principio teníamos nuestras dudas. Pensábamos que estos pasos se tenían que dar, pero no sabíamos qué reacciones podría haber. Nos preocupaba que, al final de los encuentros, las sensaciones fueran más negativas que positivas, pero no ha sido así. También nos preocupaba que se pudiera hacer una utilización parcial e interesada de estos encuentros, pero las cosas se están haciendo bien. A la hora de dar estos pasos nos animaron mucho los encuentros que mantuvimos con Rafa Larreina, Aintzane Ezenarro, Paul Rios… que nos transmitieron sus impresiones positivas de sus experiencias con las víctimas, haciéndonos ver que el diálogo directo era posible y necesario.

 

Desde el EPPK les acusan de haber creado grietas en la cohesión del mundo de los presos. Incluso, han hecho una petición a la izquierda abertzale para que no les apoye.

 

Son ramalazos que aún utilizan los que quieren seguir con la mentalidad de antes. Hoy en día, con la lucha armada terminada, ahora que se valora el apoyo político que Alternatiba, Aralar, Batasuna y EA han tenido al ir juntos, ese tipo de discurso sectario solo lo pueden mantener en el mundo de los presos. Es penoso, pero ya es un avance.

 

Año y medio después de la firma del Acuerdo de Gernika, ustedes siguen vetados. ¿Mantienen su apoyo al Acuerdo?

 

Lo apoyamos desde el principio, ya que en él se planteaban, por primera vez de una manera seria, las cuestiones referidas a presos y víctimas. Pero año y medio después, creemos que las potencialidades que tenía siguen sin concretarse. En cuanto al veto, hace unos días, aprovechando un permiso de salida, mantuvimos una reunión con los representantes del Acuerdo de Gernika, nos dijeron que entienden nuestra postura, pero que esperáramos, pues todavía hay un sector que se opone. Lo curioso es que gente de EA, Aralar o de la propia Batasuna, que han padecido las consecuencias de esa mentalidad sectaria, ahora se plieguen a ella cuando afecta a otros. Si para algo tan sencillo de resolver andan así, ¿cómo piensan afrontar la convivencia y la reconciliación si son incapaces de reconocer a todos los presos?

 

Los firmantes de Gernika han reconocido por primera vez el dolor causado a las víctimas, también de ETA. ¿Cómo lo valoran?

 

Nos ha parecido que de tanto querer consensuar algo que sea asumible por los mugarris (en referencia al sector más inmovilista del MLNV, opuesto al de los posibilistas), han elaborado un documento que aporta poco y que crea frustración en muchos sectores de nuestra sociedad, especialmente entre los que han padecido las consecuencias de la violencia y que en este nuevo tiempo que se ha abierto con el fin de la actividad de ETA esperaban algo más que hablar en tercera persona diciendo: "Las partes y agentes de diversa naturaleza han mantenido una actitud de falta de sensibilidad hacia el sufrimiento y el dolor ajeno". ¿Quiénes son las partes? ¿Quiénes somos las partes?

 

Una de las claves de su situación, la de los Presos comprometidos con el irreversible de paz, es el reconocimiento del daño causado. ¿Ven posible algo similar entre los presos que forman el EPPK?

 

Claro que es posible y necesario. Más imposible parecía que la lucha armada se dejara así, sin más, sin ningún proceso negociador, de manera unilateral, con 700 presos en las cárceles y así ha sido. El Acuerdo de Gernika, que tanto ha costado que el "Colectivo" lo firmara y no porque la mayoría de los presos no estuviera de acuerdo, sino porque los impulsores de Mugarri eran reacios a dicho acuerdo, habla de "la necesidad de un reconocimiento, reconciliación y reparación de todas las víctimas originadas por el conflicto político y la realidad de las múltiples violencias". Si ya se ha firmado esto, ¿por qué no profundizar de una manera seria y clara en el reconocimiento, reconciliación y reparación de las víctimas que la organización en la que militábamos ha generado? ¿Por qué o a qué esperar a dar estos pasos que son necesarios para ayudar a cerrar heridas y para avanzar hacia una convivencia normalizada? Sabiendo, además, que en la medida en que se den estos pasos, otros se verán en la obligación de reconocer también las múltiples vulneraciones de Derechos Humanos y las víctimas que se han general "en defensa del Estado de Derecho".

 

¿Ven posible un acercamiento de los presos a las cárceles de Euskal Herria?

 

Lo vemos posible y necesario. En primer lugar, porque los que más padecen la dispersión son los familiares que se ven obligados a hacer cientos y cientos de kilómetros todos los meses. En segundo lugar, porque la dispersión impide y ha impedido debates que en otras circunstancias y tiempos (Lizarra-Garazi, Loiola) habrían surgido y habrían madurado dentro de las cárceles. Y, en tercer lugar, porque el nuevo tiempo que se ha abierto tras el fin de la actividad de ETA tiene que llegar a las cárceles y a la política penitenciaria.

 

El Gobierno español ha dicho que hasta que no llegue el comunicado del final de ETA no va haber ningún movimiento en la cuestión penitenciaria. ¿Cómo se desbloquea este planteamiento?

 

Dando pasos de manera unilateral, como se ha hecho a nivel político para volver a las instituciones. Si Batasuna se hubiera limitado a solicitar que les legalizaran, sin más, sin cumplir los trámites ni los requisitos de la Ley de Partidos, y remarcando que no aceptarían tales requisitos, ni Bildu ni Amaiur serían ahora legales. Pero a los presos se les impone que sigan utilizando fórmulas que solo sirven para mantener en el candelero el tema de los presos en vez de plantear soluciones. También es responsabilidad de los presos dar pasos sin esperar a que otros les digan cuándo tienen que darlos.

 

¿Cómo ven la actual coyuntura política? ¿Consideran probable una pronta resolución del conflicto político?

 

No tiene una solución mágica ni definitiva a corto plazo. Lo importante es que se vaya avanzando desde la realidad que tenemos en Iparralde, Nafarroa y la Comunidad Autónoma; haciendo política, configurando mayorías sociales basadas en el reconocimiento y el respeto a las diferentes formas de pensar y vivir ese conflicto político. Y, para eso, también para eso, ahora lo prioritario es solucionar los problemas humanos y convivenciales generados por tantos años de violencia política.

 

¿Cómo pasa una persona de defender la lucha armada a una posición política al margen de la violencia? ¿Es una evolución intelectual o fruto de una larga estancia en la cárcel?

 

Es un error pensar que esa evolución es fruto de los años en prisión. Eso también ocurre, pero en menor medida de lo que se piensa. De hecho, son pocos los militantes que se desmarcan estando en prisión. Muchos más lo hacen estando en casa o en el exilio. Ese cuestionamiento viene a menudo como consecuencia de ver en la práctica la diferencia que hay entre lo que uno pensaba que era la lucha armada, como algo idealizado, y la cruda realidad de sus contradicciones, que se generan en las decisiones que se toman y la mentalidad con la que se hace.

 

Si ETA no va a seguir sus siglas para la actividad armada, ¿se preguntan por qué no se disuelve? ¿Qué opinión les merece este debate?

 

Desde el punto de vista de ETA, parece lógico que no se quiera disolver sin solucionar la cuestión de los presos y los refugiados. El problema es que, una vez que su actividad se ha tenido que dejar unilateralmente, según va pasando el tiempo, ETA, como organización, no aporta nada, queda como algo del pasado, como algo residual. Solo le queda decir que desaparece. Quizá sea más realista, más efectivo, que los grupos que conforman Amaiur planteen con más sensatez y decisión la cuestión de la convivencia, de las víctimas y de los presos, ya que estos tres temas van necesariamente unidos. Que, sobre estos temas, se llegue a un acuerdo entre los grupos políticos, se cree una comisión de seguimiento, que ETA deje en manos de esta comisión el tema de los presos y refugiados y anuncie su disolución. Esto reforzaría en la sociedad el apoyo para ir resolviendo los problemas de convivencia pendientes: reconocimiento, ir cerrando heridas, la vuelta de los presos a casa...

http://www.noticiasdenavarra.com/2012/02/12/politica/euskadi/es-responsabilidad-de-los-presos-dar-pasos-sin-esperar-a-que-otros-les-digan-cuando-tienen-que-hacerlo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ruta Norte: Basagoiti sabe que Rajoy no puede negociar con ETA sin rendición

Ruta Norte: Basagoiti sabe que Rajoy no puede negociar con ETA sin rendición

No basta que ETA no actúe o se desarme: sólo su rendición y la renuncia a todo objetivo político pueden hacer que el Estado sea benévolo con criminales no asesinos. Y correr es malo. 

 

Antonio Basagoiti ha declarado a El Correo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, consultará de inmediato y profundamente con el PSOE y el PNV "qué pasos se pueden dar en el final de ETA". Se advierten en el presidente del Partido Popular vasco muchas sensaciones e intenciones sin duda positivas: el deseo de que la "tregua" de los criminales se convierta en verdadera paz, la voluntad de que su región viva una normalidad democrática que a diferencia del resto de España jamás ha conocido y, qué duda cabe, la intención de que su partido, de la mano de los herederos de Sabino Arana y de Pablo Iglesias sea decisivo en el futuro político de esa región a la que ahora hasta parte del PP llama con el nombre abertzale de Euskadi.

 

Ojalá tenga suerte en lo que de bueno intente el presidente popular. Ha de recordar, ciertamente, que el PP gobierna España con mayoría absoluta, y por ende con responsabilidad absoluta en lo bueno y en lo malo, mientras que PNV y PSOE tienen sus propios objetivos, el cumplimiento de sus propias metas antes que el bien de una nación que no confía en ellos o que directamente quieren destruir los jeltzales, aunque hayan ido al colegio y a la piscina con nosotros. Ser de centro, suave, moderado, prudente, maquiavélico, político, lo que se quiera ser, no es –ni puede ser- olvidar que hay límites infranqueables, y que por otro lado hay pasos, entre los que todo abertzale considera esenciales, que un gobernante español no puede dar. El camino directo hacia la paz es la derrota absoluta del nacionalismo armado, y probablemente sólo los siete años de Zapatero hayan impedido ese fin. Otro camino hacia la paz es el de la rendición incondicional del mismo nacionalismo, a la que podrán seguir muy limitadas medidas de gracia, singulares y personalísimas, para algunos criminales menores. Y en ese camino no puede haber cambio político alguno que no sea en provecho de la nación y del Estado, de modo que, estando de partida excluida toda entrega de Navarra, toda amnistía de verdugos y toda ulterior fragmentación de España, lo único negociable es el tiempo y la forma de la entrega de las armas y de los delincuentes.

 

A menos que una de las dos partes olvidase su propia naturaleza y diese por buena la visión de la jugada del interlocutor. Con Urkullu, con Zabaleta y por supuesto con cualquier otro batasuno, aunque se brinde y se trate, no es fácil negociar si uno olvida qué son y qué quieren, o si ellos no renuncian finalmente a sus metas. Antonio Basagoiti tiene la suerte, además de tener el respaldo de un Gobierno cuyo electorado es muy sensible en estos asuntos, de que Mariano Rajoy puede consultar opiniones técnicas cualificadas que aclararán cualquier duda que pueda quedar ante el "proceso" y sus muros. De particular interés es la dada por el escritor Fernando José Vaquero Oroquieta en su reciente libro La ruta del odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo, y resumida hace muy poco en una entrevista en La Cámara.

 

¿Qué referentes habría que seguir para avanzar en un camino hacia la paz? ¿Qué gobiernos, gobernantes y países son un ejemplo?

 

"La inmensa mayoría de grupos terroristas han sido derrotados a lo largo de la Historia. Pero no siempre desde el respeto de los derechos humanos. Por ello, acaso un ejemplo modélico sea el británico en la actualidad. También ejecutó la guerra sucia, pero el proceso de paz norirlandés se ha afianzado cuando el IRA comprendió que no podía vencer y los británicos, controlando todo el proceso, pues llegaron a suspender la autonomía de Irlanda del Norte, les abrieron las puertas de la política, una vez optaron decididamente por la paz. Es decir: primero, abandono de las armas, después, política; no al revés. Pero, ojo, no caigamos en el simplismo de buscar paralelismos. Ni Irlanda es Euskadi, ni Irlanda del Norte es Navarra, ni el Reino Unido es España. España sin el País Vasco y/o Navarra es inconcebible".

 

¿Cuál es la razón de que ETA se haya mantenido tantos años?

 

"En buena medida, gracias a méritos propios: voluntarismo, trabajo sectorial, diversificación. Supieron crear una contrasociedad en la que puede vivirse, de modo atractivo y global, durante las 24 horas del día y los 365 días del año. Pero también gracias a claudicaciones ajenas, falta de perspectiva y [falta de] audacia de los partidos democráticos en los sucesivos gobiernos de Madrid. Y, por último, gracias al oxígeno de ciertas izquierdas simpatizantes con buena parte de sus presupuestos; por no hablar del juego sucio e inmoral del PNV".

 

¿Qué opinión le merece el alto el fuego "permanente, general y verificable" de ETA?

 

"Van en serio. En imposible una vuelta atrás. Aunque es un cambio táctico y no estratégico: persiguen la independencia y el socialismo a medio plazo y están convencidos de que pueden alcanzarlos. Pero me escandaliza la falta de información por parte del Gobierno y de los grandes partidos democráticos. Es indudable que se viene negociando. Algo empieza a saberse gracias a Eguiguren y, triste es decirlo, al Gara. Pero me repugna ese interés de los políticos en tratarnos a los ciudadanos como menores de edad. No nos informan, no cuentan con una ciudadanía que ha demostrado una madurez impresionante. Los ciudadanos han puesto los muertos, el sufrimiento de numerosos colectivos, la movilización social cuando flaqueaban los políticos… antes o después nos enteraremos de muchas cosas. En suma, es inconcebible que ETA haya dado esos pasos, aparentemente irreversibles, sin contar con unas garantías de la "otra" parte. No nos han contado de la misa ni media".

 

¿Qué pasos debería dar ahora ETA? ¿Y la izquierda abertzale?

 

"Si de verdad quieren integrarse en el juego democrático, en primer lugar: disolver ETA definitivamente, entregando las armas, poniéndose a disposición de la Justicia. Y pedir perdón: no basta con equiparar el sufrimiento de las supuestas víctimas de "todas" las violencias. La equidistancia moral entre víctimas y verdugos es uno de los comportamientos que más repugna a una conciencia ética".

 

¿Cómo cree que va a afectar la presencia de Amaiur en el Congreso y en el País Vasco?

 

"En el Congreso, será un foco permanente de atención. Se apuntarán a cuantas propuestas rupturistas con el actual estado de cosas propicien otras formaciones. En el País Vasco, avanzarán en doble dirección: la construcción nacional y la toma de control del conjunto del nacionalismo vasco. Tenemos "cuestión vasca" hasta hartar"…

 

¿Ve una situación similar con Bildu en Navarra?

 

"No, al menos a medio plazo. Pero aquí también trabajarán para seguir avanzando. Son la más potente comunidad social en movimiento que actúa en Navarra. No hay nada enfrente atractivo que se les oponga. Así, seguirán ganando voluntades y ello se traducirá en más votos, convocatoria tras convocatoria; aunque sea poquito a poco. Y si un día otras fuerzas políticas se muestran propicias (PSOE, Geroa Bai, Izquierda Unida), buscarán el relevo de UPN del Gobierno de Navarra. Lo intentaron hace 4 años con el PSOE y no lo consiguieron. Pero no tienen más remedio que seguir intentándolo. Y lo harán. Saben lo que quieren y cómo lo quieren".

 

¿Bildu y Amaiur son ETA? ¿Deben tomarse medidas para la ilegalización de estos partidos?

 

"Todos forman parte de la misma cebolla: son capas del mismo producto. Cuanto más próxima al núcleo se sitúe, más ETA será. Si queremos una democracia fuerte y libre, hasta que ETA no desaparezca definitivamente, en todos sus "aparatos" y con todas sus consecuencias, la disolución de sus brazos políticos es una buena opción para hacerles entrar en razón… democrática. Pero "democracia" al estilo occidental; no en el de popular o revolucionaria".

 

Los dos partidos fuertes de España, PSOE y PP, han intentado negociar con ETA ¿Cree que ha sido un error?

 

"Si negocias, les reconoces como un interlocutor equiparable. ¿Cómo equiparar un Estado democrático con una banda de criminales? No se debe negociar. Otra cosa es hablar. Era necesario hacerlo, al objeto de conocer el estado real de la banda y actuar en consecuencia. Pero negociar, ¿qué? Deben rendirse, entregar las armas, en primer lugar. Entonces, se les puede abrir las puertas de la política: no al revés. Esa inversión demuestra poca voluntad, escaso conocimiento de los mecanismos mentales terroristas, templados a base de dogmas militaristas, tácticas oportunistas y estrategias marxistas. Para forzar a una banda al desarme, es precisa una voluntad de hierro: firmeza. Unas ideas muy claras. Una seguridad inmensa en el propio potencial. De carecerse lo anterior, si se dialoga o negocia desde la inseguridad y la debilidad, se proporcionan bazas a los terroristas y sus amigos, más seguros y determinados, que sabrán aprovechar". 

 

Pascual Tamburri

Ruta norte

El Semanal Digital, 10/01/12

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres