Blogia
Foro El Salvador

Otras entrevistas

Terrorismo anarquista en España, ¿todavía?

Terrorismo anarquista en España, ¿todavía?

Detenidos los autores del atentado contra la Basílica del Pilar de Zaragoza

La detención, el 13 de noviembre, de los 5 presuntos responsables del atentado contra la Basílica del Pilar de Zaragoza, plantea algunas cuestiones de “rabiosa actualidad”. ¿Es un éxito de la lucha antiterrorista? ¿Qué peso tiene hoy día el anarquismo en el conjunto del terrorismo? ¿Es el inicio de una campaña anarquista de objetivos más amplios? ¿España sufrirá nuevos ataques? Sobre todas estas cuestiones, el Director de Opinión de DiarioYa.es, José Luis Orella, ha dialogado, con motivo de una vista a Madrid desde su Pamplona natal, con Fernando José Vaquero Oroquieta, estudioso del terrorismo, colaborador ocasional de este medio y autor del libro La ruta del odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo (SEPHA, Málaga, 2011, 429 páginas).

Pregunta: La detención de estos cinco supuestos responsables del atentado con explosivos contra la Basílica del Pilar de Zaragoza, uno de los símbolos religiosos y nacionales más queridos en España, en su diversa participación, ¿puede calificarse de un éxito de la lucha antiterrorista?

Respuesta: Sin duda, así es. Las nuevas tecnologías permiten actuaciones terroristas nada “clásicas”, y la realidad de este grupo lo confirma: una pareja chilena, colaboradores de varias nacionalidades, capital italiano, contactos virtuales y personales de ámbito internacional, movilidad geográfica, dispersión temporal, dimensión de célula… Los servicios antiterroristas del Ministerio del Interior español, acaso pese a su titular, han alcanzado un indudable éxito.

P.: Parece confirmarse su ideología anarquista. Pero, el anarquismo, ¿no estaba pasado de moda? ¿Dispone, todavía, de bases sociales?

R.: En absoluto puede afirmarse que esté pasado de moda. El anarquismo/movimiento libertario ha sufrido una profunda transformación en España. Ya no es el movimiento de masas que llegó a ser de la mano de la CNT-AIT durante varias décadas. Su práctica es minoritariamente sindical, decantándose por otras formas de lo que denominan “autoorganización alternativa” (movimiento “okupa”, “bloques negros”, pedagogía, nudismo, alimentación alternativa, teatro social, producción literaria y artística, editoriales y publicaciones impresas y digitales, difusión en redes sociales, apertura y convergencia con el ecologismo y al feminismo, centros sociales autogestionarios/ateneos libertarios, grupos de solidaridad con anarquistas detenidos en diversos países, inserción organizada en la contestación radical-izquierdista a la globalización)… También España, como en tantas otras cuestiones, es una excepción, no en vano, una organización sindical “posibilista”, la CGT, escisión de la histórica CNT, es seguramente ya la tercera fuerza representativa en España; además de contar con un numeroso grupo de entidades satélite de todo tipo y de indudable creatividad social. La histórica CNT, por su parte, aislada por su apego a la anticuada práctica de la “Acción directa”, está relegada; además de existir otras fuerzas sindicales, caso de Solidaridad Obrera, de filiación libertaria. Puede concluirse, por tanto, que el movimiento libertario está priorizando otras vías de acción no-violenta, con nuevas generaciones de militantes. Acaso más indisciplinados e inconstantes que en el pasado. Y en esa pluralísima realidad, el terrorismo es la excepción. Por otra parte, algunas de sus “banderas”, tales como diversas manifestaciones libérrimas de autonomía personal, así como otras exigencias subjetivas y colectivas, han sido asumidas, en buena medida, por la moderna mentalidad común.

P.: Sintéticamente, ¿qué papel ha jugado el anarquismo en el desarrollo del terrorismo?

R.: Desde su implantación en Europa, aunque también en países americanos, en el siglo XIX, el anarquismo desató virulentas campañas incendiarias por medio de una propaganda y verborrea revolucionarias que denunciaban grandes males y auguraban fatales crisis inmediatas, junto a ineludibles revueltas masivas y violentas... En su lenguaje propagandístico y doctrinario definieron al terrorismo como “propaganda por los hechos”; prefigurando la marxista “propaganda armada”. Sus campañas más impactantes, por medio de colocación de bombas, algunos magnicidios, y otros diversos atentados personales, se desarrollaron en Gran Bretaña, Francia, España e Italia hacia 1890. Sus autores fueron, en la mayor parte de los casos, activistas solitarios o grupos minúsculos. En 1881 es asesinado el zar Alejandro II de Rusia; en 1894, el presidente de Francia Carnot; el 10 de septiembre de 1898 el anarquista Luigi Lucheni asesina en Ginebra a la emperatriz de Austria, Isabel; en 1900 Bresci acaba con la vida del rey Humberto I de Italia; en 1901 León Czolgosz elimina al presidente norteamericano Mckinley... Pero tales atentados, en contra de lo pretendido y anunciado, ni precedieron a gigantescas convulsiones sociales ni desataron la revolución anunciada. No obstante, salvo en España, donde el movimiento anarquista forjó una multitudinaria organización de masas ya avanzado el siglo XX desde la que emanaron diversas expresiones terroristas durante décadas, en el resto del mundo -particularmente en Europa occidental pese a su aparatosidad e inicial impacto- nunca alcanzó niveles realmente preocupantes.

Pero, pese a sus resultados un tanto modestos, desde la discutible perspectiva de la “eficiencia terrorista”, el anarquismo contribuyó a la configuración del terrorismo moderno, imprimiéndole la carga voluntarista y mesiánica que le ha caracterizado desde entonces, además de iniciar y experimentar algunas de sus modalidades más espectaculares: los magnicidios y los atentados con explosivos.

P.: ¿Y en el caso particular de España?

R.: Ya hemos hablado algo del papel que jugó en el pasado. En su inmensa mayoría, especialmente a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, su “edad de oro”, lo protagonizaron pequeños grupos caracterizados por un voluntarismo y fanatismo formidables. Su extremo individualismo, tributo de su ideología libertaria y su rechazo de cualquier disciplina externa y de toda jerarquía, les arrastró a que el número de sus integrantes fuera muy pequeño: incluso de unos escasos dos o tres sujetos. En el siglo XX, su realidad se amplificó, facilitándoles su extensión una poderosísima CNT y su facción radical, la FAI. Sin duda, la Historia de España habría sido bastante distinta de no haber sufrido el terrorismo anarquista ni el peso e impacto del movimiento libertario. Recordemos algunos hechos. Antonio Cánovas del Castillo, político conservador artífice de la Restauración y del régimen político de alternancia que llevó su nombre, fue asesinado el 8 de agosto de 1897 en el balneario guipuzcoano de Santa Águeda por el anarquista italiano Angiolillo Michel. José Canalejas Méndez, líder del Partido Liberal, fue asesinado el día 12 de noviembre de 1912 mientras observaba el escaparate de la célebre Librería San Martín, situada en la Puerta del Sol de Madrid, por el anarquista Manuel Pardinas Serrato. Eduardo Dato Iradier, presidente del gobierno español, fue asesinado el día 8 de marzo de 1921 en la Puerta de Alcalá por los anarquistas Ramón Casanellas, Luis Nicolau y Pedro Mateu. Condenados a muerte, Primo de Rivera conmutó dicha pena por la de condena perpetua, que no se llevó a efecto al encontrarse –dos de los tres autores– huidos fuera de España. Dos de ellos, por su parte, terminaron militando en el comunismo. Y no olvidemos la llamada “guerra social” que sufrió Cataluña, especialmente Barcelona, entre 1917 y 1923.

P.: Una ideología, que cree en la bondad intrínseca del ser humano, ¿cómo ha podido caer en semejantes excesos terroristas?

R.: Se trata de una de tantas contradicciones de esta ideología utópica. Afirma que el ser humano es bueno por naturaleza. El Estado, la Iglesia y el capital, lo han pervertido. En consecuencia, hay que destruir esos tres poderes para “liberarlo”, aunque sea a la fuerza. De ahí la “tentación terrorista”; muy notable en el pasado y minoritaria hoy día. La utopía, tendencialmente “emancipatoria”, deviene, así, en instrumento totalitario al servicio de particulares visiones de fanáticos deshumanizados.

P.: ¿Por qué han atacado bienes y símbolos religiosos y no han perseguido otros objetivos?

R.: En realidad, y recientemente, algunos grupúsculos atacaron símbolos y establecimientos carcelarios; otro “leit motiv” de la movilización “emancipatoria-libertaria”. Fue el caso de la “Célula contra el Capital, la Cárcel, los Carceleros y sus Celdas” (acaso relacionada con alguna facción de Cruz Negra Anarquista), que desarrolló una “campaña” consistente en unas cuantas cargas explosivas remitidas por correo contra periodistas y prisiones desde Italia, así como ciertos ataques dirigidos contra intereses económicos de esa nación en España. Pero, ¿por qué esa pareja chilena está tan particularmente obsesionada con la religión? Pudo estarlo con otras instancias “represoras”. Seguramente, algún acontecimiento vital de uno de ellos, o de ambos, pudiera explicarlo.

P.: ¿Facilita la globalización este tipo de terrorismo?

R.: Efectivamente, y ya lo comentábamos antes. Las redes sociales y las nuevas tecnologías, facilitan agrupaciones impensables décadas atrás por las dificultades físicas que su acción entrañaba. Ahora, las facilidades son enormes; para lo bueno y para lo malo.

P.: ¿Se producirán nuevos golpes terroristas de naturaleza libertaria?

R.: Sin duda. La concurrencia de numerosos jóvenes en episodios de violencia callejera, su movilización en los “bloques negros”, que han recorrido numerosas capitales europeas con motivo de movilizaciones de muy diverso signo, indican la existencia de un creciente número de jóvenes tentados por el discurso y las prácticas “anti-sistema”. Aunque, en general, el movimiento libertario se identifica hoy día con la “no-violencia”, de estas excepciones no puede descartarse radicalizaciones y el salto al terrorismo puro y duro que, en cualquier caso, dada la naturaleza del movimiento anarquista (inestable, indisciplinado, pluralista) será muy minoritario. Tampoco pueden descartarse acciones terroristas de carácter individual: recordemos el caso de Theodore Kaczynski, “unabomber”, de quien ya hablamos en DiarioYa hace unos meses al reflexionar sobre el fenómeno de los “lobos solitarios y la yihad global”.

Entrevistador: No dejes de visitarnos, si regresas por la capi. Seguimos en contacto y muchas gracias, Fernando. 

Entrevistado: Por supuesto. Siempre es un honor reflexionar sobre estas cuestiones junto a los lectores de DiarioYa y sus redactores.

Entrevista realizada por José Luis Orella

http://www.diarioya.es/content/terrorismo-anarquista-en-españa-¿todavía

http://tradiciondigital.es/2013/11/15/33236/

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El regreso de sus exiliados es incompatible con una organización terrorista activa

El regreso de sus exiliados es incompatible con una organización terrorista activa

(de una entrevista a Fernando José Vaquero Oroquieta para TeInteresa, por José Barros, Madrid)

Lo que ahora reclaman los abertzales es que el Gobierno se mueva de una vez.

Para ponernos en situación, recordemos que en su momento se realizó una negociación entre Zapatero y ETA, en la que se estableció el inicio de un calendario, y esto ahora está bloqueado.

Lo que ahora reclaman los abertzales con toda esta retahíla de plataformas, manifestaciones y manifiestos, con el intento de revitalización de la Urdaibitza, es que el Gobierno se mueva de una vez.

ETA ha dado los pasos que había que dar, pero el Gobierno está bloqueado. Según ETA, lo que tendría que hacer ahora el Gobierno es acercar a los presos, liberar a los que estén enfermos y derogar la doctrina Parot. Como no ven movimientos decisivos, creen que hay una paralización del proceso que empezaron con Zapatero. Otras organizaciones ’independientes’, como Lokarri o la conferencia de Ayete, también quieren que el Gobierno realice los movimientos correspondientes.

El permiso a Lasarte no parece más que la resolución de un juez, pero no un movimiento del Gobierno, que se mantiene dentro de la legalidad.

El Gobierno quiere que ETA entregue sus arsenales y se disuelva. Una vez cumplida estas dos condiciones, el Gobierno sí que se movería. No sé si lo haría con la ruta del ZP o con una propia. Si  ETA realiza estos dos actos, el Gobierno se tiene que mover. Tanto Fernández Diez como Basagoiti lo han reclamado.

Mientras tanto, el mundo abertzale sigue ahí: Bildu, Segui, Lab, las herriko tabernas... No se ha actuado contra ellos.

¿Qué paso daría el Gobierno? Claramente acercaría a los presos de Madrid hacia arriba, y a los etarras de penas más cortas los acercaría al País Vasco y Navarra. También dejaría de poner trabas a la derogación de la doctrina Parot y facilitaría el mutuo conocimiento para facilitar la empatía y el conocimiento entre las dos partes. Similar a como se ha hecho en Irlanda del norte. El Gobierno exigiría el compromiso escrito de petición de perdón a las víctimas, y el gobierno daría una indemnización a las víctimas, porque las organizaciones abertzales están sin un duro. Sería un acercamiento cauteloso.

Pero esto entra dentro de lo futurible. Lo cierto es que, hoy por hoy, lo único que vemos es la estrategia abertzale, que está siendo de permanente llamada de atención a favor de los presos de ETA, de los ’exiliados’. Quieren que regresen pronto, así que no les interesa que haya ningún tipo de fricción. Harán todo lo posible para que no haya escisiones dentro de ellos, como en Irlanda del Norte, para que no se deslegitime un proceso que está muy pensado y legitimado internacionalmente. Sería la pérdida de esa respetabilidad. Recordemos que ya están gobernando en Guipúzcoa, el “corazón de Euskalerría”, el “paraíso verde”. No es una nueva Albania. No les interesa perder semejante caudal político. Por el contrario, los abertzales están tratando de arrastras al PNV a sus posicionamientos, cosa que en parte están consiguiendo.

En cuanto a ETA, a nivel organizativo se encuentra como el penúltimo GRAPO. Es una época de decadencia, ya no tienen apenas militantes, su estructura es mínima. Podrían activar a algunos militantes, pero a nivel organizativo no tiene una base importante.

Los últimos etarras que han detenido son gente de poco nivel y trayectoria. Es cierto que guardan la organización como baza ante el Estado y un hipotético cambio radical, pero tendrían que inyectar muchos militantes y mucho dinero con el impuesto revolucionario.

Llevan un tiempo sin robos de coches ni explosivos. Al contrario de lo que solía suceder antes, la información sobre estos hechos está siendo minina, señal de que no están ocurriendo.

Además, si quieren regresar los exiliados, esto es incompatible con la tensión permanente de una estructura terrorista en activo.

http://www.teinteresa.es/espana/regreso-exiliados-incompatible-organizacion-terrorista_0_935906885.html

 

Los “lobos solitarios”, y la “yihad global”

Los “lobos solitarios”, y la “yihad global”

Los recientes atentados terroristas protagonizados en Londres y París, por “lobos solitarios” de ideología radical islamista, han recordado el riesgo permanente al que está sometido nuestra indolente sociedad desde la estrategia terrorista. Con motivo de dos casos análogos, protagonizados por Anders Behring Breivik, autor de los 2 atentados que en el mes de julio de 2011 costaron 77 vidas humanas en Noruega y de Mohamed Merah, responsable de sendos atentados en Toulouse y Montauban, en los que asesinó a 7 personas en marzo de 2012, el Director de Opinión de DiarioYa.es, José Luis Orella, entrevisto el 23 de abril de 2012 en Pamplona a Fernando José Vaquero Oroquieta, estudioso del terrorismo, colaborador ocasional de este medio y autor del libro “La ruta del odio”. Hemos querido rescatar dicha entrevista pues en ella se analizaba y se anticipaban hechos como los que, desgraciadamente, se han vuelto a sufrir, proporcionando claves totalmente vigente y con proyección de futuro. Recordémosla.

Pregunta: En su libro “La ruta del odio”, en el apartado expresamente dedicado al fenómeno de los terroristas solitarios, concluye que “el terrorismo no es para solitarios”. Los casos de Breivik y Merah, ¿no contradicen su tesis?

Respuesta: En absoluto. Son la excepción, junto a otros, de la norma general. En el apartado 28 de mi libro hablo de otros casos significativos y excepcionales de esta rara especie. Fue el caso de Theodore Kaczynski, “unabomber”. Este antiguo profesor universitario rompió con el mundo industrializado hacia 1970 y se recluyó en una cabaña aislada de un recóndito paraje del estado de Montana. Desde 1978 a 1995 explotaron 16 bombas por él confeccionadas, causando 3 muertos y 23 heridos. Se definía como “anarquista anti-tecnología”. Y actuó sólo, sin que nadie siguiera su legado. Pero para que el terrorismo sea eficaz y su estrategia tenga continuidad, se requiere de una cierta estructura especializada y jerarquizada, con medios humanos y materiales, una cultura organizativa, unas tácticas elaboradas, todo ello aderezado con una ideología de orientación totalitaria. Una única persona difícilmente puede conseguir todo lo anterior, si bien Internet lo está facilitando y mucho. No obstante, para el común de los mortales, sigue siendo un propósito muy complejo. Me remito a la experiencia. Si usted, por ejemplo, pretende hacerse con una pistola en el “mercado negro”, tiene muchas más posibilidades de ser engañad en el intento, de ser extorsionado, incluso detenido, que de conseguirla.

P.: Ya que los ha mencionado, los de inspiración anarquista, ¿son otro supuesto de terroristas solitarios?

R.: En su inmensa mayoría, especialmente a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, su “edad de oro”, los protagonizaron pequeños grupos caracterizados por un voluntarismo y fanatismo formidables. Su extremo individualismo, tributo de su ideología libertaria y su rechazo de cualquier disciplina externa y de toda jerarquía, les arrastró a que el número de sus integrantes fuera muy pequeño: incluso de unos escasos dos o tres sujetos. Pero, al igual que en la categoría de los terroristas suicidas, ya existía, no tanto una gran organización que les empujara a ello de alguna manera (España fue la excepción, con una CNT y una FAI permanentemente proclives a la insurrección, salvo en el momento actual en que son un pálido reflejo de lo que fueron), como un caldo de cultivo, un entorno social proclives, que podían facilitarles medios, técnicas y excusas.

P.: Los terroristas suicidas: ¿no son, según su criterio, otro supuesto de esta atípica variedad?

R.: No. Los terroristas suicidas –tamiles, palestinos, libaneses, iraquíes, afganos, argelinos…- cuentan siempre con redes terroristas que les han reclutado y adiestrado, proporcionándoles las técnicas y medios para consumar esos atentados en muchas ocasiones dramáticamente letales. La última fase de ejecución de esta modalidad es la individual: su explosión lo más cerca posible del objetivo elegido por esos otros; una comisaría de policía, un puesto de control del ejército, una oficina de alistamiento, una mezquita rival, un mercado público, un autobús de línea…

P.: Sin duda Merah contaba con el submundo de la Yihad terrorista de Al Qaeda y grupos análogos, pero ¿Breivik?

R.: Todo indica que actuó solo. Existen, ciertamente, grupitos que preconizan la “supremacía blanca” y otras zarandajas similares (como la resistencia frente un supuesto “Gobierno mundial sionista”), pero su realidad es mucho más endeble y precaria que la del terrorismo yihadista. Mucho desequilibrado anda suelto por esos feudos. Breivik es otra cosa. De hecho saludó al Tribunal con el brazo extendido, pero con el puño cerrado (un gesto propio de la izquierda revolucionaria, y no fascista, tal y como nos aseguran desde los mayoritarios medios de comunicación), formaba parte de una secta paramasónica más excéntrica de lo habitual, odia al catolicismo, profesa un protestantismo cuanto menos extrañísimo. Es un sujeto que sufre –diciéndolo llanamente- un descomunal “cacao mental”. Y letal, ciertamente, pero no tanto por sus propias cualidades, como por las carencias de la seguridad noruega. Ese interés mediático en etiquetar a este sujeto como un ultraderechista parece más relacionado con ciertas maniobras orquestadas frente al auge de las opciones políticas identitarias en buena parte de Europa (España vuelve a ser la excepción).

P.: Entonces, ¿qué une a Merah y Breivik?

R.: Un odio feroz, Internet, el terror como instrumento al servicio de su delirio, cierto caldo de cultivo totalitario, un seguro desajuste personal y social, una Europa desorientada...

P.: ¿Pueden las democracias extraer alguna enseñanza de todo ello?

R.: Sin duda. Deben permanecer vigilantes y en movimiento. Las quiebras de seguridad desveladas por los preparativos de Breivik y Merah deben rectificarse: mayor control de la llamada “delincuencia común”, especialmente del tráfico de armas y explosivos; un control del movimiento de personas por los diversos espacios geopolíticos; intercambio de información eficaz entre los Servicios de Inteligencia, nacionales y extranjeros; intervención decidida del antiterrorismo estatal y de la contrainteligencia en Internet y redes sociales. No en vano, Internet no es sólo comunicación: es un instrumento extraordinario para la adquisición de conocimientos y mercaderías; acaso letales. Así es: un aspirante a terrorista puede encontrar vía Internet todo lo necesario para perpetrar un atentado con explosivos. No obstante, se me antoja que la crisis es, ante todo, moral: de nada sirve la tecnología sin una moral colectiva seria, razonable y coherente.

P.: Solitarios, inadaptados, terroristas camuflados en la “normalidad”, ¿vivimos, acaso, en una sociedad que, de alguna manera, favorece estos terroríficos comportamientos?

R.: En cierto modo así es. Y no sólo me refiero a las casi infinitas posibilidades que ofrece Internet, sino al carácter intrínseco de nuestra sociedad actual, enferma en buena medida: camufla solitarios, alimenta mitómanos, es indiferente ante la soledad y el sufrimiento, desarticula a la familia y a las comunidades, impone pautas de comportamiento por mandato cultural y mediático, relativizaa toda creencia, elimina lo sagrado, desarraiga al hombre de la naturaleza, infantiliza a las personas mediante la satisfacción de sus instintos, destroza a la autoridad tradicional y, sobre todo, según afirmaba Hannah Arendt, banaliza el mal.

P.: ¿Padeceremos nuevos golpes de terroristas solitarios?

R.: Probablemente sí. El terrorismo ha demostrado a lo largo de su triste historia una enorme capacidad de adaptación, incluso de anticipación a la respuesta estatal. La persistencia y transformación de ideologías que justifican el terrorismo encuentra en nuestro mundo globalizado nuevas oportunidades para la “acción directa”, que pasan por sujetos solitarios, o casi. Los entramados terroristas se sirven de cualquier táctica que resulte rentable desde una perspectiva coste/beneficio. La “red de redes” de Al Qaeda ha revolucionado la cultura organizativa de los grupos terroristas. En esa nueva dinámica, la acción de sujetos a título individual encaja en su estrategia a largo plazo. Por ello, dado además que las nuevas tecnologías y las nuevas realidades supranacionales de la globalización lo facilitan; todo ello augura que conoceremos nuevas expresiones terroristas de la mano de sujetos solitarios, aparentemente locos, excéntricos o desesperados. Y no olvidemos, por último, las viejas tácticas de infiltración, provocación o instrumentalización de sujetos de esas características al servicio de intereses ocultos. La historia es rica en esos supuestos: los asesinatos de Sarajevo, el incendio del Reichstag, el asesinato de John F. Kennedy… y tantos otros, algunos de gigantescas repercusiones planetarias, todavía sin resolver.

Entrevistador: Seguiremos atentos. Muchas gracias, Fernando, y hasta otra.

Entrevistado: A vosotros. Siempre es un honor reflexionar sobre estas cuestiones junto a los lectores de DiarioYa.es.

Entrevista realizada por José Luis Orella

http://www.diarioya.es/content/el-%E2%80%9Clobo-solitario%E2%80%9D-%C2%BFnueva-especie-terrorista

El Gobierno ha sido diligente en la defensa de la doctrina Parot, no tienen razón algunas víctimas al quejarse

El Gobierno ha sido diligente en la defensa de la doctrina Parot, no tienen razón algunas víctimas al quejarse

Páginas Digital entrevista al catedrático Mikel Buesa, al hilo de las últimas noticias en referencia a la Doctrina Parot. 

¿Qué consecuencias tendría la anulación de la doctrina Parot?

 La doctrina Parot es un sistema de contabilización de las reducciones de penas por la realización de estudios o de trabajos que se aplica a la totalidad de los años de condena de cada recluso. Esto significa que si un preso tiene una condena de 300 años y una reducción de 6, entonces su pena queda fijada en 294 años. De ellos, sólo cumplirá 30, puesto que éste es el límite de cumplimiento que fijaba el código penal de 1973. Con el sistema anterior a la doctrina Parot, la resta se realizaba sobre este período de máximo cumplimiento, con lo que un condenado a penas centenarias podía salir de la cárcel con poco más de veinte años de cumplimiento.

Esto significa que si la doctrina Parot se suprime, más de cien reclusos que ahora esperan a los treinta años de cumplimiento de pena, saldrán inmediatamente de la cárcel. Y además tendrán que ser indemnizados por el Estado. La mayor parte de ellos son asesinos de ETA, pero hay también otros presos no terroristas.

 

Hay quien dice que no es conforme a derecho porque se inventó para que los terroristas siguieran en las cárceles. ¿Usted qué cree?

La doctrina Parot la estableció el Tribunal Supremo para evitar que terroristas con largas condenas por haber cometido múltiples asesinatos, pudieran salir de la cárcel con unos pocos años de cumplimiento. Por poner sólo un ejemplo, De Juana Chaos, autor de 25 asesinatos, cumplió sólo 19 años de prisión. El hecho de que se estableciera esta doctrina para alargar el cumplimiento de penas de los terroristas hasta los treinta años, no significa que se trate de una arbitrariedad o una ilegalidad. No es arbitrario porque sólo se ha aplicado sobre los condenados a los que, en el momento de entrar en vigor la doctrina Parot, no se les había establecido la liquidación de su pena. Y no es ilegal porque se trata de una medida de política criminal amparada por la Constitución, tal como ha establecido en reiteradas sentencias el Tribunal Constitucional.

 

¿Forma parte esto de una negociación o una flexibilización de las penas impuestas a ETA?

La doctrina Parot formó parte del paquete de medidas negociadas entre ETA y el Gobierno de Zapatero. Sin embargo, los acuerdos a los que pudieron llegar nunca fueron efectivos. Zapatero esperaba que el Tribunal Constitucional, sobre el que ejerció intensas presiones, declarara la inconstitucionalidad de la doctrina Parot. Pero no fue así; y entonces, el Gobierno no pudo evitar su aplicación. Afortunadamente todavía queda algo de la división de poderes en España y es clafro que los jueces no estuvieron por la labor de satisfacer los acuerdos a los que Zapatero hubiera llegado con ETA.

 

¿En algún momento sería justo que los etarras tuvieran algún beneficio penitenciario? ¿Cuándo? 

Los terroristas, como los demás reclusos, pueden tener beneficios penitenciarios y acceder al tercer grado y a la libertad condicional siempre que hayan cumplido tres cuartas partes de la pena a la que fueron condenados y estén arrepentidos. Desde la perspectiva penal, el arrepentimiento exige la colaboración con la justicia para esclarecer otros casos de terrorismo. Digamos que para ser un arrepentido hay que ser un delator.

¿Es justo este tratamiento? En la perspectiva de las víctimas, sobre todo cuando se han cometido crímenes irreparables, no es justo. Pero también está la perspectiva del interés de la sociedad que se expresa en la política criminal. Y, en esta perspectiva, considero que las exigencias del Código Penal son suficientes en el caso de los condenados por terrorismo.

 

¿Ha sido suficientemente contundente el Gobierno?

En este tema de la doctrina Parot el Gobierno actual ha sido muy diligente, ha actuado con corrección y ha preparado con esmero el recurso presentado en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Confío en que su labor sea coronada por el éxito.

Al dar esta respuesta no se me oculta que alguna asociación de víctimas se haya quejado del Gobierno. Esas quejas revelan sobre todo la ignorancia de los procedimientos jurídicos. Hay dirigentes en esas asociaciones que creen que este tipo de temas se solventan con manifestaciones públicas, campañas de prensa o declaraciones más o menos extremas. Y no es así. El Tribunal Europeo no se va a ver presionado por la calle y lo que cabe esperar de él es que reflexione a partir de los argumentos jurídicos y de política criminal. Esto es lo que ha hecho el Abogado del Estado bajo las instrucciones del Gobierno. Y, por eso, ha de decirse que su actuación ha sido irreprochable.

 

¿ETA se ha acabado?

ETA sigue viva y sus dirigentes no tienen la menor intención de disolver su organización. Las autoridades francesas lo han señalado recientemente en el juicio que se ha celebrado en París contra los llamados "generales" de ETA. Ahí se ha señalado que hay, en este momento, unos treinta terroristas preparados para cometer atentados, que se ha restablecido el reclutamiento de nuevos militantes entre los jóvenes de Segi, y que disponen de un arsenal de armas y explosivos considerable.

 

Aunque, seguramente, el riesgo de nuevos atentados es bajo en este momento, ello no significa que, dependiendo de las circunstancias políticas, ETA no pueda intentar el desarrollo de una nueva campaña terrorista. Por otra parte, durante el último año, ha incrementado sus acciones callejeras (como puedes ver en el informa de la Cátedra de Economía del Terrorismo que se acaba de publicar: pendientedemigracion.ucm.es/info/cet/documentos%20trabajo/DT15CET_Act_terr_ETA_2012.pdf). Digamos que, mientras ETA no se disuelva, estamos en una situación de impasse en la que los partidarios de la continuidad de la violencia están frenados por los políticos que ejercen la representación institucional de la izquierda abertzale. Ello hace que el final de la violencia no sea irreversible y que aún existe la posibilidad de que el terrorismo no haya llegado a su final.

Por José María Gutiérrez Montero

http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=3629&te=&idage=&vap=0&codrel=2206

 

Victoria: "El clamor por la paz está llevando a no pensar en el precio a pagar" (Por José Barros, Madrid)

Victoria: "El clamor por la paz está llevando a no pensar en el precio a pagar" (Por José Barros, Madrid)

Pablo Victoria es doctor en economía y doctor en filosofía. Ha sido congresista y Senador de la República de Colombia, profesor universitario, escritor, historiador y columnista de diversas publicaciones.

Miembro del Partido Consevador, Victoria ha expresado para Teinteresa sus críticas con la deriva que ha tomado el actual Gobierno de Santos en su negociación con la guerrilla de las FARC.

- ¿Ha alcanzado el actual Gobierno colombiano alguna clase de acuerdo con la FARC?

- Sí. Dicho acuerdo incluye cinco puntos fundamentales. En primer lugar, asume la exigencia de las FARC de que, para sentarse a hablar, Colombia tendrá que llevar a cabo una reforma agraria. Dicha reforma cobraría un sesgo ideológico marxista, pues los guerrilleros quieren que se lleve a cabo en las tierras más ricas y cultivadas, que ya tienen propietarios.

- ¿Cuál sería el objetivo fundamental de dicha reforma agraria?

- La Guerrilla no quiere tanto la justicia social como acabar con los latifundistas. El segundo objetivo de las FARC es similar al primero: pretenden que se acometa en Colombia una reforma tributaria y una redistribución de la riqueza, también de corte marxista.

- ¿Qué más busca la Guerrilla?

- Quieren, y este es el tercer punto, que su brazo político participe políticamente en las elecciones. De esta manera podrán sentarse en el Congreso de la República Colombiana.

- ¿Y en cuarto lugar?

- Las FARC buscan la reparación de las víctimas, con la particularidad que las víctimas serían las de la propia Guerrilla. Según esta lógica, el Estado "opresor y capitalista" sería el que ha cometido los crímenes y el que tendría que indemnizar a las víctimas.

- ¿Cual es el quinto punto de este pre-acuerdo de las FARC con el Gobierno de su país?

- Las FARC quieren romper la conexión entre los delitos de narcotráfico y los de la Guerrilla para que no se juzgue a las FARC por sus crímenes en el cultivo y tráfico de drogas.

- Usted ha afirmado que no se está negociando la paz, sino al mismo país.

- Así es. La debilidad de los altos cargos de la nación nos está llevado por la vía de los hechos hacia una nueva Asamblea Constituyente, pues se trataría de una paz frágil y muy costosa, en la que muy probablemente se alcen los que pierdan sus tierras. El Partido Comunista no representa a más del 5% de la gente del conjunto del país, y el pueblo no tolerará que las FARC consigan por la política lo que no pudieron conseguir por las armas.

- ¿Qué sucedería en el caso de consumarse la estrategia planteada por las FARC?

- Sería la primera vez en la Historia que un país victorioso contra unas fuerzas subversivas le estragase a estas, tras derrotarlas militarmente, las llaves del Estado. Pero el país lleva 50 o 60 años de guerra, y el clamor por la paz está llevando a que no se piense el precio que se puede llegar a pagar por la misma.

- Deduzco que usted no confía en que las FARC busquen la paz por la paz.

- Basta ver como la Guerrilla pretende que las conversaciones se mantengan durante un alto el fuego con el Ejército colombiano, para así continuar armándose. Afortunadamente, Colombia cuenta con uno de los mejores ejércitos del mundo.

- ¿Cree usted que el actual Gobierno colombiano estaría dispuesto a realizar algún tipo de concesión a las FARC?

- Lo único cierto es que los negociadores de los que se ha rodeado el Presidente Santos son los mismos que en 1991 reformaron nuestra Constitución, que databa de 1886. Tras dicha reforma, la nueva Constitución está llena de muchos derechos y de muy pocos deberes, debilita al Ejecutivo y deja al país en mano de los jueces. En este sentido, se parece bastante a la actual Carta Magna española.

- ¿Cual es su opinión sobre los tres países que han auspiciado el Proceso de Paz?

- Hablamos de Cuba, Venezuela y Noruega. Por todos son conocidas las simpatías que estos Gobiernos, so capa de defender los Derechos Humanos, sienten por los grupos terroristas en particular y las causas de izquierdas en general.

http://www.teinteresa.es/mundo/Victoria-clamor-llevando-pensar-precio_0_794922544.html

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Yoll: "La Guerrilla llega derrotada militarmente y ahora le conviene la paz" (por José Barros, Madrid)

Yoll: "La Guerrilla llega derrotada militarmente y ahora le conviene la paz" (por José Barros, Madrid)

Eduardo Yoll, doctor en Filosofía Política e Historiador de las Ideas en América Latina, analiza para Teinteresa el Proceso de Paz que el Gobierno colombiano mantiene con las FARC.

- ¿Ha alcanzado el Gobierno alguna clase de pre-acuerdo con las FARC?

- Sí. Antes de sentarse en Oslo, hubo un proceso de negociación entre el Gobierno y las FARC que llevó a sentar las bases de un pre-acuerdo en torno a una lista de asuntos comunes. Para ello, se ha contado con la ayuda de Cuba y también del Gobierno de Venezuela, ambos por su cercanía con las FARC. Este pre-acuerdo entre las FARC y el Gobierno colombiano consta de seis puntos:

1- La Guerrilla ha pedido una política de desarrollo integral agrario.

2- Asumir que las FARC puedan participar activamente en la vida política colombiana. Habría que ver de qué manera se pueden insertar las FARC en el sistema político del país.

3- El fin del conflicto armando, lo que supondría el cese de la violencia contra civiles y militares por parte de las FARC y el final de la persecución militar por parte del Gobierno.

4- La cuestión del narcotráfico, en la que se entra muy poco. Se trata de un tema complicado, pues aquí no solo están implicadas las FARC, sino también los paramilitares y los cárteles colombianos y mexicanos.

5- El tema de las víctimas. Habría que montar una comisión de la verdad para llegar a todos los culpables del conflicto. De momento, las negociaciones están empezando y solo se habla de las víctimas de las FARC. Casi todos los paramilitares están en prisión. ¿Qué se hará con ellos? Esta es una cuestión que concierne no solo al Gobierno, sino también al poder judicial. De momento, parece que las FARC tienen que mover ficha dejando las armas.

6- La búsqueda de un acuerdo final. Habrá que ver como se consigue la paz. Para ello, el Gobierno tendría que contar con la unanimidad y el apoyo de las instituciones, que en Colombia son muy fuertes -el sistema judicial y el Congreso colombiano- y la sociedad civil.

- ¿Y qué busca la Guerrilla?

- Las FARC buscan dos cosas. En primer lugar, buscan una salida del conflicto armado que para ellos sea honrosa. Quieren seguir con sus mismo ideales, aunque hayan renunciado a las armas. Cambian los medios militares por los políticos, pero no los fines.

En segundo lugar, tratan de renovar su imagen. A nivel internacional, las FARC están considerados como una narcoguerrilla y unos secuestradores. Ellos reconocen que han cometido crímenes, pero no que sean unos criminales, pues su fines eran y son políticos. Tratan de mejorar la opinión pública que hay de ellos.

- ¿Hasta donde cree que el Gobierno colombiano estaría dispuesto a ceder en la negociación?

- El Gobierno ya ha cedido bastante a la hora de aceptar sentarse a hablar con ellos. Hay una parte de la opinión pública colombiana que está muy en contra. Al hacerlo, el Gobierno les ha reconocido  a las FARC relevancia política. Quizás deje ser un partido político, cosa que a día de hoy parece muy difícil. Posiblemente, el Gobierno estaría dispuesto a perdonar las penas cárcel que ahora recaen sobre la cúpula militar de la Guerrilla.

Recordemos que en 1984, bajo la presidencia de Belisario Betancur, se inició la primera negociación entre el Gobierno colombiano y la Guerrilla, fueron los llamados Acuerdos de Uribe, pero el momento no fue propicio. A las FARC se las dejó entrar en política con el partido Unión Patriótica, pero los denominados Grupos de Autodefensa Civiles continuaron librando la guerra contra ellos, causándoles muchas bajas. Y justo en ese momento la cuestión del narcotráfico, con Pablo Escobar al frente, comenzó a a cobrar auge.

- ¿Y hasta donde cree que la Guerrilla está dispuesta a llegar?

- Las FARC tienen todo que ganar. El tema que más les preocupa es ver qué hacen con los miles de hombres que hasta ahora han estado viviendo de la guerra. Las FARC están a favor convertirse en un partido político, pero hay que ver donde se recoloca a todos los ex guerrilleros. Este es un tema complicado.

¿Y qué hace pensar a tantos analistas que esta cuarta negociación entre el Gobierno y la Guerrilla podría ser la definitiva?

- La opinión internacional es que el Gobierno se va a ceñir a los seis puntos pactados de la hoja de ruta, en especial, al tema agrario. También dicen que la Guerrilla llega derrotada militarmente y que, por ello, ahora le conviene la paz. Además, el descrédito de las FARC en los foros internacionales es total. Su única manera de lavar su imagen es llegando a alguna clase de acuerdo.

Otro factor es el repunte económico que está viviendo Colombia, que hace que la situación sea más propicia. La habilidad del Presidente Santos ha hecho que las expectativas sean altas. Santos, por un lado, ha proseguido la lucha armada contra las FRAC, pero, por otro lado, y a diferencia de Uribe, que discutió con todo el mundo, ha sabido ganarse la confianza de los gobiernos que habitualmente han apoyado a las FARC para evitar que lo sigan haciendo. De esta manera, ha conseguido llevar a las FARC al diálogo; les ha hecho ver que la lucha armada no es el único camino para que los grupos de su ideología lleguen al poder en América Latina. En Bolivia, Venezuela, Brasil o Nicaragua grupos similares a las FARC han llegado al gobierno por la vía de los votos, lo que puede llevar a la Guerrilla colombiana a tratar de intentarlo.

 

http://www.teinteresa.es/mundo/internacional-Guerrilla-derrotada-militarmente-conviene_0_794922525.html

ENTREVISTA CON INMA CASTILLA DE CORTÁZAR: “ETA se sale con la suya y contribuye con todos los demás -socialistas, IU, los asaltantes de supermercados, nacionalistas en su conjunto- a hacer una España en rebelión, ingobernable desde la sensatez”

ENTREVISTA CON INMA CASTILLA DE CORTÁZAR: “ETA se sale con la suya y contribuye con todos los demás -socialistas, IU, los asaltantes de supermercados, nacionalistas en su conjunto- a hacer una España en rebelión, ingobernable desde la sensatez”

Inma Castilla de Cortázar Larrea (Éibar, Guipúzcoa), catedrática de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad San Pablo CEU de Madrid, es presidenta del Foro Ermua desde 2008. Contraria al “proceso de paz” negociado con ETA, entablado por el PSOE, se ha convertido en una de las voces más críticas de la actual política del Gobierno del PP continuista con la desarrollada en esta materia por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

JORGE MENDIOLA

¿Se esperaba Vd. la actual política del Gobierno Rajoy renuente a aplicarles la Ley de Partidos a las marcas electorales de ETA?

Desafortunadamente, desde 2008 algo cambió en el PP en esta materia pero teníamos la esperanza de que fueran pequeñas cobardías, cansancio, estrategias electorales… En estos momentos no hay duda de que las promesas de ilegalización de las marcas de ETA -que lo son según el Tribunal Supremo, no es que sólo lo digamos nosotros- se han desvanecido ya que sólo aspiran a una “gestión” de ese final de ETA, pactado con ETA por los anteriores gobiernos socialistas, que conlleva darles poder, manteniéndoles en él, e impunidad, con la apariencia de legalidad. En el Foro Ermua pensamos que es verdad que el PP no ha pactado con ETA, pero si asumen como propios los compromisos de Rubalcaba y Eguiguren, a ETA no le hace ninguna falta hablar con el PP. Cuando el PP accedió al Gobierno en las pasadas elecciones generales a ETA le faltaban tres cosas por conseguir: la “cuestión de los presos” (resuelta con la “vía Nanclares (2)” y con la no modificación del 100.2 del reglamento de Prisiones); que se legalizara también Sortu, por un no renovado Tribunal Constitucional; y que no se haga nada para ilegalizarlos y para sacar a la luz la retahíla de disparates vividos durante el “proceso de paz”, como el “caso Faisán”, por poner sólo un ejemplo.

 

¿Cuál cree que es la causa principal de este continuismo del Ejecutivo en el “proceso de paz”?

El legado socialista es dramático en todos los temas. Y la negociación con ETA la dejaron acaso blindada, por los acuerdos PSOE-PP a espaldas de los ciudadanos en 2008, el montaje internacional, con los mediadores y la conferencia de San Sebastián y una extraordinaria manipulación de la opinión pública. El actual PP -con tantísimos problemas- sólo quiere mantener que ETA no mate, “sólo faltaba que ETA volviera a matar”… En nuestra opinión, la causa “del continuismo” está en no diagnosticar el problema en toda su dimensión: han caído en la trampa. ETA se sale con la suya y contribuye con todos los demás -socialistas, IU, los asaltantes de supermercados, nacionalistas en su conjunto- a hacer una España en rebelión, ingobernable desde la sensatez: la situación de “desórdenes públicos” de primera magnitud que tenemos está alentada por unos y otros. Por todos los que trabajan en una dirección contraria al bien común.

 

¿Piensa que el PP rectificará su postura, de obtener un mal resultado en las elecciones vascas?

Es fundamental que el PP, que posee una mayoría absoluta holgada, rectifique, sean cuales sean los resultados de las autonómicas vascas, que se pronostican penosas para el constitucionalismo vasco que está reducido a pavesas en estos momentos.

 

¿Cuál considera que debe ser la política a seguir para hacer frente al desafío separatista que plantea EH Bildu (en solitario o de la mano del PNV)?

 Lo más importante es prestigiar a las instituciones del Estado, que han perdido su credibilidad en los pasados ocho años por falta de independencia. Sin un Estado que se haga respetar, el proyecto desgarrador de ETA -de esa ETA que no mata porque se le está dando la razón por dejar de matar- es un enorme peligro, porque todo el nacionalismo en su conjunto rema en la misma dirección, como es evidente desde hace décadas. Lo más importante es contar la verdad para fomentar la unidad, y cerrar filas en el esfuerzo común que tenemos que hacer: sólo así los ciudadanos, la inmensa mayoría de españoles, recuperarán la confianza perdida.

 

¿Cómo ve, en la actualidad, a la sociedad vasca en relación con ETA y sus marcas políticas?

Nuestra sociedad está macerada por el terrorismo y por el nacionalismo obligatorio. Si encima los que tendrían que proponer y fomentar otros “estilos y opciones” se dedican a hacer la campaña a Amaiur y a Bildu en nombre “de la reconciliación” –me estoy refiriendo al socialismo de Patxi López y Eguiguren-, la situación empeora lamentablemente, como no puede ser de otra forma. El gobierno supuesta alternativa al nacionalismo ha sido una farsa y esto se paga. Habrá que recomponerlo…

 

¿Piensa que se puede recuperar el “espíritu de Ermua” de unión entre los demócratas vascos contra el terrorismo? ¿Qué queda del legado de dicho “espíritu de Ermua” en la sociedad española actual?

El espíritu de Ermua fue una superación del espíritu de la Transición. Ambos son los dos únicos que han promovido la convivencia en esta España nuestra. Desde las jornadas del 11-M, que son la antítesis de las jornadas de Ermua, lo que se ha promovido y se está promoviendo activamente es la desaparición del espíritu de la Transición: con una absoluta falta de respeto a la Constitución; con una pedagogía “antidemocrática” fomentándose todo tipo de actitudes antisistema… El partido socialista de estos años tiene una extraordinaria responsabilidad. Volviendo a su pregunta, el “espíritu de Ermua” sigue vivo en toda España, pero los ciudadanos comprueban con desolación cómo la clase política se aparta de esas elementales exigencias, intentando contentar a ETA.

 

¿Qué mensaje trasladaría a las personas que en el País Vasco aún consideran que debe hacerse frente a ETA?

Toda esta estrategia no puede salir bien, porque es una gran mentira. Por eso es tan importante que seamos fuertes, que sigamos siendo fuertes para defender la libertad. Si ETA y los suyos -chuleándose- ganan, es que ha perdido la libertad, es que ha perdido la democracia. Pero la asfixia de la libertad y la mentira tienen muy corto recorrido, aunque se nos haga tan largo… No tengo la menor duda de que se impondrá la sensatez.

 

http://www.nuestrahora.es/2012/10/15/entrevista-con-inma-castilla-de-cortazar-el-pp-debe-rectificar-sea-cual-sea-el-resultado-de-las-autonomicas-vascas-que-se-pronostican-penosas/

 

 

Abascal: "Los etarras apelan a la dignidad y no han vivido dignamente"

Abascal: "Los etarras apelan a la dignidad y no han vivido dignamente"

El presidente de DENAES ha recordado en esRadio que el mismo etarra que pide morir "dignamente" mantuvo secuestrado a Lara en condiciones "indignas".

Santiago Abascal ha sido entrevistado en Es la Mañana de esRadio, donde ha hablado sobre su contundente respuesta a la huelga de hambre de los etarras, en la que el presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, contestó a "los pobrecitos asesinos en huelga de hambre" con una docena de fotografías a través de Twitter.

Abascal ha señalado en esRadio que no conviene olvidar que "yo he tenido la oportunidad y la suerte de poder contarlo" pero que otros no "han podido porque han sido asesinados". Para él, la huelga de hambre no es más que un "intento de humillarnos, con esta huelga de hambre de pacotilla encabezada por Otegi" y además es "una medida de presión contra España como todas las que orquesta ETA".

"No sé porqué apelan a la dignidad cuando no han vivido dignamente, lo han hecho cobardemente, asesinando y secuestrando personas" señaló Abascal, en referencia a las peticiones etarras de excarcelación del secuestrador de Ortega Lara, que padece cáncer y quiere morir "con dignidad" entre sus familiares. "Éste", dijo en referencia al etarra Bolingaba "mantuvo 532 días en un agujero inmundo e infecto en unas condiciones indignas e infrahumanas a un hombre que le supera en dignidad un millón de veces", recordó. "Es irritante que apele a la dignidad más allá de lo que diga la ley".

El presidente de DENAES aseguró que desconocía la decisión que se tomará finalmente sobre la excarcelación, aunque sí indicó que "a buen seguro no será política, la tomará el juez de vigilancia penitenciaria". "Es probable que tengamos una ley que sea mala" valoró, recordando que él está a favor de la cadena perpetua para cierto tipo de delitos.

"Me acuerdo de los seis traidores del TC"

Santiago Abascal también ha hablado sobre las imágenes de varios concejales de Bildu pidiendo abiertamente la excarcelación del etarra. "Cuando veo esas imágenes me acuerdo de los seis traidores del Tribunal Constitucional, de sus dueños y de varias de sus generaciones", señaló.

"Ese es el único recuerdo que tengo cuando veo lo que está pasando", dijo, rechazando la posibilidad de olvidarse de "los que no han querido cumplir la legalidad" y legalizaron "Bildu, Sortu".

Abascal explicó, en referencia a las "incontestables" fotografías, cómo ha cambiado la situación en el País Vasco de hoy en día respecto a los momentos en que fueron tomadas las instantáneas. Los proetarras ahora amenazan "de otra manera", y explicó que se ponen delante de su establecimiento "y se manifiestan durante dos o tres minutos en silencio con una pancarta de los presos". "Siguen estando ahí", aseguró "así nos dicen que no se han olvidado de nosotros, que somos culpables de eso que ellos llaman torturas del estado", explicó. Con estos actos "vienen a decirnos que siguen estando ahí, que son la mafia terrorista que causó casi mil muertos y miles de heridos".

Sobre el escenario electoral en País Vasco, Santiago aseguró que: "Con toda seguridad el nacionalismo va a obtener el poder en la comunidad autónoma vasca y de manera probable puede que sea ETA quien lo obtenga y eso va a traer consigo un desafío grandísimo al Estado que va a haber que saber resolver y al que va a haber que dar respuesta con la mayor de las contundencias".

"Con toda seguridad el nacionalismo va a obtener el poder en la comunidad autónoma vasca y de manera probable puede que sea ETA quien lo obtenga y eso va a traer consigo un desafío grandísimo al Estado que va a haber que saber resolver y al que va a haber que dar respuesta con la mayor de las contundencias".

Sobre el escenario que se abrirá entonces el político vasco aclaró que "lo están dejando claro ellos", "será el de una declaración unilateral de secesión y el intento de celebrar un referéndum ilegal de independencia en la comunidad autónoma vasca". Y, en el caso de que se les impida, Abascal opinó que "dejarán el alto el fuego y volverán a las andadas".

http://www.libertaddigital.com/nacional/2012-08-14/abascal-no-se-por-que-apelan-a-la-dignidad-cuando-no-han-vivido-dignamente-1276466067/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres